Segundo post y segundo triunfo grone. Ok, esta vez algunos tendrán que ser más avispados para restarle mérito a esta buena victoria frente a Cristal. Días atrás la teoría era que Cienciano, al ser demasiado malo, no era rival. O sea, lo perdieron ellos y no fue que lo haya ganado Alianza. ¿Y ahora?

Cada fecha me queda más clara la influencia positiva que tiene Gustavo Costas en el equipo porque supo encender el carácter de los jugadores en el momento más difícil; tras caer ante la U y San Martín era necesario que reciban un electroshock para decirle no a la depresión y sí al optimismo y al amor propio.Vuelvo a decir que Alianza es el equipo con mejor argumento del año, -que no significa que sea un ‘dream team’ ni el Brasil del 70-, pero que ha brindado los mejores momentos en el discreto torneo local, a pesar de que no es puntero por la irregularidad defensiva que en ciertos partidos no supo resolver y que, me parece, es responsabilidad de los jugadores y sus desconcentraciones.

Espero que la fiereza y la entrega no disminuya en los próximos partidos porque esos han sido factores fundamentales para que el equipo le gane a Cienciano en la altura y a Cristal ayer. El buen pie de Montaño, Sánchez y Quinteros tiene ahora el aditivo de la marca y el aire que no se extingue durante 90 minutos. Hay ganas enormes de ser campeones y eso se ve, se huele y se siente.

Cristal no tuvo mayores ocasiones más que una en la que el error de Corzo exigió a Forsyth a estirarse para evitar un gol de Aliberti, pero lo demás fue puro trámite y acciones naturales que en verdad no asustaron. George casi se lo come a Aldo por perder la marca en la jugada que señalo y recordemos que el mismo lateral es quien le hace el penal a Cavallo de Cienciano en el Cusco, en una pelota parada. Su juventud hace que todavía no tenga la maña suficiente, pero tiene que aprender porque el resto de su trabajo es positivo y muestra progresos enormes.

El ‘Zlatan peruano’ -José Carlos Fernández- volvió a ser importante por esa cuota de sacrificio que da al jugar como único atacante en punta. Ayer le hicieron el penal que luego fallaría Kohji Aparicio y jodió a toda hora a la asfixiada defensa celeste. En los últimos minutos lo reemplazó Juan Diego Gonzales Vigil, un simil en cuestiones de valor por arriesgarse a jugadas peligrosas.

No estoy para asegurar que Alianza será el campeón a fin de año, pero creo que podrá darle caza a la ‘U’ en algún momento si no pierde la manera seria de encarar los partidos con sencillez, corazón y bastante fútbol. Queda una materia pendiente: Ganar en Matute con tranquilidad. Viene el Vallejo que tiene de entrenador al uruguayo Viera, conocedor de la casa y del templo victoriano, y nadie tiene que confiarse. Para esto no tengo respuesta: no sé por qué ha sucedido que en los últimos años tenemos una pésima estadística siendo locales. ¿Mala cancha? ¿Pequeñas dimensiones? ¿Jugadores sin corazón? ¿La hinchada no responde? ¿Saladera?. Repito: no lo sé. ¿Ustedes encuentran razones?