Si es verdad que Alianza tiene enormes posibilidades de ser campeón, es pertinente recordarle a Gustavo Costas que este es el momento en que el equipo ya debería dar muestras de solidez y efectividad en el ataque cuando equipos tímidos como el Gálvez salen a cavar una fosa en su sector y no sacan la cabeza mientras esté la luz del día.

Y como el mismísimo Costas dice: “no es bueno quejarse cuando se pierde”. Para darle la razón le decimos esto ahora que el equipo empató y que sigue siendo el puntero del grupo A.

Otra verdad es que los grones mantienen la punta por el terremoto que vivió Aurich en las últimas fechas con su cambio de entrenador, guerra interna y el poco conocimiento de la realidad peruana que tiene el colombiano Luis Fernando Suárez. Se me ocurre que no sería raro que se repita en el ‘Ciclón’ la historia de Richard Páez en Alianza el año pasado. Pero por lo menos Suárez ya tiene este ejemplo y para ganar tiempo -está contra el reloj- tendrá que asesorarse con calidad. Costas no debe perder de vista todos estos detalles de su rival y tendrá que evitar que el equipo caiga en lagunas como las del domingo, donde no pudieron penetrar en el área de Gálvez con inteligencia.

Vi demasiado toque improductivo e insistencia por abrir la puerta chimbotana en base a paredes mal hechas entre Johnnier Montaño y Claudio Velázquez. Tampoco fue claro lo de ‘Zlatan’ Fernández, más allá de su fuerza mal conducida. Tal vez solo haya sido interesante el aporte de Óscar Vílchez, quien recostado por la derecha siempre intentó el desequilibrio y fue justo por un avance de él que llegó el gol de Leandro Fleitas (el mejor del campo) casi en el minuto final.

Intento imaginar a Costas y su frustración porque el equipo titular que diseñó durante la semana -con Aguirre como titular- aplastó al suplente en el partido de práctica del jueves por 8-1. ¿Qué cosa puede cambiar en tres días para convertirse en una propuesta inútil?Pero como el fútbol peruano es tan generoso Alianza puede ganar su liguilla -incluso- jugando de esta manera y puede ser campeón -incluso- traicionando su condición de equipo virtuoso y mejor dotado del torneo, a excepción de sus delanteros que solo se salvan de la crítica por la posición del equipo en la tabla, pero que no ha sido mérito de esa línea que durante toda la campaña fue la que más dejó que desear.

El domingo se cierra la primera rueda y Alianza visitará al Vallejo en Trujillo. No tiene por qué ser una regla que en cada salida a provincia y en pasto sintético los grones vencerán porque cuando la irregularidad atrapa a los que tienen que hacer los goles, siempre se está en desventaja y eso resta confianza. El supuesto hombre titular para el tramo final del campeonato, Roberto Ovelar, está incapacitado de jugar porque todavía sigue un tratamiento médico y no puede hacer grandes esfuerzos, pero la realidad indica que se le necesita cuanto antes porque hasta ahora su presencia ha sido mínima.

En fortalezas generales y por actualidad, los grones son en este momento los que mejor candidatean al título, pero el hincha blanquiazul necesita intervenir para decir lo que debería mejorar en el equipo hasta encontrar la excelencia o, por lo menos, acercarse a un punto en que se haga inalcanzable para el resto de equipos.

Entre los lectores de Comando Azul hay gente muy lúcida para proponer ideas e intuir situaciones que podrían darse en el futuro y por ello me animo a que envíen su parecer a manera de generar un debate por el bien de Alianza. Un abrazo para todos.