Y qué quieren que les diga, me dieron ganas de ir a tomar unas cervezas con los amigos, con los hermanos grones. Estoy recién casado y no debería, pero esto es tremendamente fuerte. Ella sabe y sonríe conmigo al teléfono. No vio el partido pero escuchó los gritos y entiende el motivo de mi garganta irritada. Por eso no se irrita en esta noche histórica.

Alianza goleó, humilló y bailó al campeón de América. A eso me refiero cuando trato de explicarle a gente extraña a este sentimiento que solo el equipo del pueblo es capaz de ofrecer este tipo de satisfacciones, tan rotundas, tan contundente y sin oportunidad para la réplica de nadie.

El fútbol que propuso el equipo de Costas fue total y el deseo de cualquiera es que este siga en evidente crecimiento para obtener más alegrías. Esta vez quiso prescindir de Juan Jayo y Johnnier Montaño desde el arranque para darle mayor dinámica al juego, pues necesitaba quitarle los espacios a Estudiantes y no permitir que Juan Sebastián Verón tome la pelota con comodidad porque sus conocidos servicios milimétricos y de larga distancia era transitar con velocidad el mediocampo, asfixiar y sorprender con la velocidad de Aguirre y fuerza de José Carlos Fernández.

EL MEJOR ZORRO
Y qué podemos decir de Wilmer Aguirre, amigos. Nosotros, algunos más, algunos menos, quienes lo escupimos. Sé que Fernando Niembro, el discutido argentino de la cadena Fox Sports lo calificó como ‘monstruo’. Con sus tres golazos al Estudiantes no es para menos. Tiró abajo a su otro colega ‘Zorro’ de la ‘U’ con una actuación por demás superlativa y contundente.

Me imagino la desazón de todos a los pocos segundos del inicio cuando Vidal Sosa duda en reventar la pelota y José Sosa la roba y define ante Libman. Yo que estuve en el estadio no percibí mayor descenso en la fiebre del Comando Sur y esa actitud me llevó a pensar que este partido estaba dado para la historia.

Me gustaron mucho Henry Quinteros con su búsqueda incansable de las espaldas de los argentinos con pases largos y la presencia de alto valor del paraguayo Édgar González con su manejo de la pelota prolijo y serio, con la fuerza necesaria para que no lo pasen, pero con la inteligencia por encima para no ser víctima del injusto árbitro venezolano.

Vidal Sosa -salvo la jugada inicial- y Carlos Solís cumplieron por la simplicidad de su juego. El ‘Cholo’ evitó las faltas torpes y jugó un buen partido esta vez.

Siento que Alianza puede clasificar en su grupo si es que le gana a Juan Aurich el próximo 10 de marzo en Matute. No debería quitar de encima la mirada al primer lugar del grupo 3 porque este año de los ocho grupos solo clasificarán 6 segundos y los dos peores quedarán fuera para darle paso a dos equipos mexicanos que el año pasado fueron retirados por el temor a la gripe porcina. Es que por eso que no puede andar con titubeos y ganar lo que venga. Está claro que el equipo se encontró a sí mismo y tampoco es hora de tachar a Montaño o los que no jugaron. Creo que como lección nos queda reconocer que la hinchada debe darle su apoyo siempre a todos los jugadores porque ‘Zlatan’ y el ‘Zorrito’ vienen haciendo una gran tarea y es que el fútbol es así, cuando menos lo piensas cualquiera te tapa la boca.

Tengo la idea de que por lejos Alianza tiene mayor mérito que el resto de peruanos participantes en esta Copa ya que el nivel y dificultad de los rivales (la terrible altura de La Paz y el campeón de América) están bastante por encima de los que enfrentaron los demás. Esta semana quedó ratificado que el aniversario no se celebró el lunes pasado, si no hoy mismo.

Yo, a estas alturas de la noche, empiezo con un sano brindis con los amigos de siempre y con la certeza de que millones corazones me acompañan en esta ilusión. Salud carajo!!!