Que las últimas goleadas no sean razón para llegar a Matute descuidados este miércoles y con la bragueta abierta. Este partido contra Juan Aurich marcará en definitiva el destino de Alianza Lima en la Copa Libertadores 2010. Hay importantes argumentos para ser positivos, pero también está el justo reconocimiento al equipo chiclayano. Es un choque recontra serio contra un equipo que puede jugar y equivocarse tanto como Alianza. ¿A ti te parecen semejantes? A mi bastante.Desde luego que la valla está muy alta para el plantel de Gustavo Costas después de la soberbia actuación ante Estudiantes. ¿Es posible repetir el nivel y semejante contundencia? Este blogger les recomienda que no descarten esa opción y que estén listos para ver un gran partido en Matute.

Alianza y Aurich son equipos parecidos: atacan mejor de lo que defienden. La zaga roja tiene mucha vocación ofensiva y sus laterales una clara predisposición a trepar, sobre todo Guillermo Guizasola, quien va por la derecha y suele intercambiar funciones con Reimond Manco. Pero justo en esa banda Alianza tiene a dos hombres valiosos y en estupenda forma física como Joel Sánchez y Édgar Villamarín, capaces de correr más de 90 minutos sin desmayo sin bajar la cadencia, así que el duelo está parejo y provoca la emoción y ganas de vivirlo de cerca.

Al igual que Alianza, la zaga central de Aurich deja ciertas dudas: Jesús Álvarez y Coco Araujo son casi gemelos de la dupla Vidal Sosa y Carlos Solís. Uno rápido y el otro lento y pegador. Los grones todavía tienen crédito pero lo chiclayanos ya se comieron 5 goles en Argentina. El asunto es que ambos rivales pueden sacar petróleo en esas zonas, solo tienen que encontrar la manera de hacerlo primero.

Para recuperar la pelota en el medio sector, Aurich tiene dos hombres que gozan de biotipo para ir al cuerpo a cuerpo: Juan Carlos La Rosa y Gianfranco Espejo intentarán que la explosión de Joel Sánchez y el despegue de Wilmer Aguirre no se produzcan desde la media cancha porque saben que si ellos consiguen hacer el cambio a tercera, no los paran más. Alianza no debe caer en el juego de amarrar la pelota, tiene que trasladarla, buscar espacios y evitar el choque y la confrontación.

Anoche escuché al técnico Luis Fernando Suárez en CMD y manifestó que la obligación del triunfo es para Alianza más que para el Aurich. Discrepo con aquello, pero lo entiendo porque es una antigua manera -y está en el capítulo I del Manual para Entrenadores- de endosarle la responsabilidad al equipo local para que salga a atacar con prisa y caiga en la desesperación. Mi opinión es que si Aurich no gana este partido tendrá que sentirse tan cerca de la eliminación como el Bolívar porque tendría que ganarle en Chiclayo al Estudiantes y luego conseguir resultados abultados para llegar al segundo lugar y recuperar la mala diferencia de goles que por ahora posee. O sea ¿quién la tiene más difícil?

La alineación de los rojos será con D. Morales; R. Guizasola, J. Álvarez, J. Araujo, W. Rivas; G. Espejo, R. Ciciliano, F. Mendoza, J. La Rosa; R. Manco, L. Tejada. De ellos hay que observar con detenimiento los disparos de larga distancia de Franco Mendoza y el colombiano Ciciliano y lo oportunista que es el panameño del diente de oro, Luis Tejada.

A Reimond Manco le puede ganar la propia tribuna grone. En el fútbol una de las más importantes herramientas está en la guerra psicológica que pueda afectar al rival y Manco -aunque su fútbol tenga la escuela blanquiazul- es un adversario sin los galones necesarios y sin la madurez para soportar las embestidas del Comando Svr en su contra. Que esto no se entienda como una arenga a la agresión sino más bien como la aclaración que tiene que recibir el chiquillo de Lurín para que asuma que en esta oportunidad no es dueño de casa. Nada más.

Alianza llega con su equipo intacto y con un hombre que pide no se le deje afuera como Wally Sánchez, quien jugó un partidazo ante Sport Boys. En la última presentación blanquiazul, el equipo de Costas volvió a mostrar contundencia aunque tuvo ciertos pasajes en los que dejó que los rosados se aproximen y las acciones fueron parejas. Los exitosos grones marcaron el desnivel por los hombres que poseen que en ataque y por el talento que les puede aflorar en cualquier momento a Montaño y a Sánchez.

Eso, a la larga, puede marcar una diferencia sobre Aurich, la banca que tiene Alianza con más y mejores minutos de juego. Se da por descontado que el miércoles se jugará a estadio lleno y este es uno de los gratos ingredientes que motivan a no perderse este partido en Matute, una cancha que no pretende destilar glamour sino que sirve de local al equipo del pueblo y que ha sido testigo de las más intensas lágrimas de tristeza, pero también emoción, alegría y asombro. Y aún cuando en cuestiones futbolísticas el partido está para cualquiera, los grones tendrán el plus de la tranquilidad de ser los punteros del grupo y que ya se saben capaces de llegar a un nivel que casi nadie puede mostrar por estos lares. A ustedes les dejo dos preguntas: ¿Se parece el Alianza al Aurich? ¿En qué línea creen que se forjará la victoria o la derrota blanquiazul? Salvdos.

PD. Siendo casi las 3:00 p.m. tengo información de que ya se vendieron más de 20 mil localidades para este miércoles. Los precios son: S/. 70 occidente central, S/. 60 occidente lateral. S/. 35 oriente central, S/. 20 oriente lateral y S/. 15 populares. Se venden en el estadio de Matute y en la Casa Blanquiazul de la calle Carlos Tenaud en Miraflores.