Hoy puedo ser todo lo duro que quiera con el equipo, con Gustavo Costas y con Pocho Alarcón y con quien quiera contradecirme. Hoy se acabó todo. Hoy se decretó la eliminación del equipo de la lucha por el título de la manera más justa, inobjetable y vergonzosa. Hoy me jode decir que esto era inevitable.

[Los 30 peores minutos de Alianza en el año. Y como San Martín sí tiene hombres que saben capitalizar, ahí tienen la goleada]

Hay maneras dignas de perder un campeonato y lo que ofreció Alianza en el Callao no alcanza ni el mínimo grado de aspiración en ese aspecto. También hay grados de responsabilidad y señalo como número uno a Guillermo Alarcón y número dos Gustavo Costas. ¿Qué pasó ante San Martín? ¿En qué momento nos jodimos? Hasta el minuto 60 no parecía que fuera un partido que pudiese terminar en 4-0. Es más, Alianza parecía con mejor personalidad para encarar el primer tiempo y el inicio del segundo. Parecía un buen síntoma el ingreso de André Carrillo por la lesión de Wally Sánchez. Hubo por lo menos 10 minutos en que los santos estuvieron embotellados.
Simplemente Alianza no tuvo atacantes con oficio para liquidar momentos cruciales. Lito Sánchez falló en el primer tiempo, Cristofer Soto la tuvo en el segundo tiempo, pero no hubo la categoría que sí mostraron los blancos que metieron las pocas que tuvieron. Y todo se fue al demonio tras los goles de Alemanno (60’ y 61’) que noquearon a los grones y no hubo capacidad de reacción ante una golpiza que les pareció injusta por el esfuerzo y el sudor, pero inobjetable por la supremacía de un club que se comporta como organización moderna y que no ofrece señales angurrientas apenas aparece un jugador interesante: entre Héber Arriola, Germán Alemanno y Pablo Vitti han hecho 50 goles y no hubo el mínimo amague de venderlos o transferirlo ¿O sí? Eso se llama priorizar el objetivo deportivo.
Alianza se deshizo de Wilmer Aguirre, Johnnier Montaño y ‘Zlatan’ Fernández como si a inicios de año hubiese conformado una plantilla amplísima, capaz de ganar de punta a punta el campeonato. Nada que ver. Alianza no era más que San Martín, Aurich o Cristal y a pesar de eso Pocho Alarcón vendió a los que marcaban diferencias de un sopapo. Y vendió algo más: la absurda idea que con Curiel y Leyva las ausencias estaban cubiertas.

ZAGA LAMENTABLE
También fue ayer el peor partido de Leandro Fleitas en su historia en Alianza Lima. Lo mismo que lo de Walter Vílchez y bastante peor lo de Paolo de la Haza, quien tiene que jugar de lateral derecho ante la deprimente presencia en la institución de Amilton Prado. No hicieron línea nunca, se quedaron petrificados en todos los goles y les ganaron las espaldas en la última media hora.
¿Qué es de la vida de Donny Neyra? Lo último que supe de él es lo que dijo Costas: “lo necesito más comprometido en el equipo”. Al parecer no entrena de acuerdo a las exigencias, anda desmotivado por las pocas oportunidades y el técnico cree que no va a responder. No sé.
La blanquiazul no estará en los ‘Play off’ y solo aspira a clasificar a la Copa Libertadores. Hoy reduzco los cánones para filtrar comentarios porque sé que andan tan enfados como yo y seguramente les doy la razón.

¿Quién es el principal culpable de un año más sin título?
¿Merece San Martín ser el campeón?