Dios. ¿Si entraba esa jugada de gol de André Carrillo en Huacho qué sería de su vida? ¿Es el nuevo potrillo? ¿Será mejor que Farfán? ¿Terminará como otras apariciones a los que se lo devoró la fama? ¿Vale ya un millón de dólares? Tenemos que referirnos a él.

[Hace un tiempo les conté de Carrillo. Este es. Todavía no ganó nada, pero lo puede ganar todo. Ojalá tenga buena cabeza. ¿Mejor que Jefferson?]

Fines del 2009. Carrillo pertenecía al lote de chicos junto a Bazán y Portugal, que se mostraban quimbosos, pero lejanos a convertirse en el futuro del equipo blanquiazul.

Inicios del 2010. La notable gestión de Óscar Hamada de la FPF logró convocar el patrocinio de importantes firmas para que el torneo de reservas se produzca y eso significase el crecimiento de los jóvenes a paso acelerado, como ocurre en otros países que ciertamente nos llevan ventaja.

Del equipo de reservas el que mejor provecho le sacó a la situación fue André Carrillo. Se le trabajó muscularmente, aprendió el significado de concentración y traslado a provincias para jugar con estadio lleno. Maduró. Mi opinión es que le sacó varios cuerpos de ventaja al resto de muchachos de su categoría, y aunque no estemos todavía ante un jugador consolidado (¡ojo con esto!), ya le alcanza para estar en el primer equipo de Gustavo Costas y pelear el puesto con Cristofer Soto, Roberto Ovelar y… (¿tenemos más?)

Los aliancistas siempre nos emocionamos ante la aparición de un ‘potrillo’. ¿Cuáles son los requisitos para dicha característica? Quimba, alegría para el juego, habilidad, atrevimiento, rapidez y hasta el pelo. Creo que Carrillo cumple con tales condiciones y ahora solo le queda responder a la confianza, cuidarse mucho como profesional y seguir su proceso de aprendizaje. Tiene oro en los pies, pero eso nunca es suficiente para triunfar; necesitará baños fríos cada mañana que lo pongan en su sitio y que no lo mareen.

Me imagino que si anotaba el gol en Huacho el estadio se caía, los diarios vendían el triple, los canales le ganaban en sintonía a ‘Al fondo hay sitio’ y Carrillo estaría en el centro de la ballesta para bien o para mal. Por un lado es una pena que una jugada como la que hizo no se haya convertido en gol por todo el merecimiento y porque Alianza necesitaba de esos puntos, pero por otro lado, salvaguardando la calma del juvenil, es mejor que no se le abrume de responsabilidad.

Mi viejo me cuenta que Teófilo Cubillas era un fuera de serie, capaz de tomar la pelota a mitad de cancha y llegar al área rival con facilidad y que las patadas casi nunca lograban alcanzarlo. Obviamente, era otra época y otro fútbol. A mí me tocó ver a Luis Escobar y puedo decir que se tenía tanta confianza que a veces daba la impresión de que subestimaba a los rivales y le ganaba la ‘pana’. Pero tenía motivos y lo anduvo demostrando hasta que el fatídico 8 de diciembre de 1987.

Waldir y Muchotrigo tomaron la posta con tardes de ensueño y otras para el olvido en los 90. Después vino Farfán.

No enfoca

Le pregunté a Costas sobre similitudes y diferencias entre Carrillo y Farfán. El argentino ha trabajado con ambos en sus apariciones en Primera y es voz autorizada. Para el técnico, Farfán es delantero y Carrillo volante. Farfán es más potente y Carrillo más habilidoso. Farfán es más definidor y a Carrillo le cuesta.

Yo no sé si Sergio Markarián deba estar tan acongojado con la última estupidez de Farfán. Me hago responsable de la siguiente afirmación: En dos años Carrillo puede serle tan o más útil si se le protege adecuadamente, si se le guía en el aspecto psicológico y, sobre todo, si se le prepara para el éxito.Jefferson ha vuelto a decepcionarnos luego de sorprendernos con su aporte futbolístico. Seguro que tiene la vida cómoda y asegurada aunque conviva con sus desgracias familiares. No sé si sea feliz porque no sé qué significa para él la felicidad o qué la determina. En Alianza se ganó el cariño del pueblo grone y su carrera internacional nos llena de orgullo. En la selección peruana viene gastando todo el aprecio que se le puede tener hasta llegar a la indiferencia con su indolencia para con el país.

Carrillo tiene en Farfán a un espejo dónde mirarse. Es el nuevo ‘potrillo’ y viene del mismo establo. Hay una vieja discusión que me parece insólita e inaceptable entre futboleros ¿Eres más hincha de tu equipo o de la selección? Yo quiero que la selección vuelva a renacer con los jugadores que Alianza le pueda aportar. Como toda la vida.

[Este video de Carrillo lo publiqué en un post anterior cuando les presenté a Carrillo. Es cierto lo que muchos de ustedes opinan, Alianza debe tener la inteligencia para también cederlo a la Sub 20 y que adquiera experiencia en el próximo Sudamericano. ]
Foto portada blogs: USI