Se le volteó el partido y se mandó al descenso al Total Chalaco, Cristofer Soto hizo dos goles, solo falta un punto para llegar a la Copa Libertadores, Gustavo Costas se casó en la casa de Pocho Alarcón… la movidas de fin de año dan mucho para comentar, pero aquí les dejo algunas ideas que me quedaron de la conversación con el técnico de Alianza sobre lo que se viene.
Lalo Archimbaud me acompañó hasta la Villa Íntima donde Costas quería que tengamos la charla. Bajó el técnico de su habitación y me sacó en cara de que por mi culpa no iba a ver el partido Brasil vs. Argentina que se jugó en Qatar. “Esto es más importante”, le dije para que muestre seriedad.
Traía en sus manos unos files que luego me mostró y que no sé si era su intención en un primer momento. Eran las fichas de cientos de jugadores sudamericanos, principalmente argentinos y uruguayos y toda la información sobre estos: partidos y minutos jugados, goles anotados, historia de lesiones, etcétera. Costas estaba en pleno momento de selección de los refuerzos del 2011 y en base a dichos documentos al detalle me convencí de que es una tarea difícil contratar extranjeros.
Por ejemplo, revisaba que Pablo Vitti, Germán Alemanno y Héber Arriola casi no habían jugado en los últimos dos años antes de venir a la San Martín. Sus números eran escasos y sin embargo miren cómo funcionaron este año. Así es el fútbol.
Otro tópico:
Toma algunas temporadas interesantes o participaciones internacionales destacadas que Alianza tenga el prestigio suficiente para resultarle interesante a jugadores extranjeros de verdadera calidad. En sí, el torneo peruano no es atractivo para elementos espectaculares y se los comento para que cuando escuchen a Pocho Alarcón decir que traerá a un delantero A1 tipo Sebastián Abreu, no se lo crean. Así Alianza tuviera los 10 palos verdes que cuesta el uruguayo, difícilmente vendrá a jugar un torneo que tiene clima de altura, césped sintético y otras incomodidades que desaniman a las celebridades.
Lo de Édgar González fue atípico. Estaba parado en Estudiantes y su carta pase no le pertenecía al grupo empresarial que maneja ese club argentino y que lidera un famoso jugador de la selección albiceleste. El mismo hecho impide que Joel Sánchez sea contratado por los ‘Pincharratas’, porque a ese equipo solo llegan futbolistas con el visto bueno (o de la cartera) del conocido futbolista. Así que el ‘Cuy’ se quedará para la Copa Libertadores, salvo que Alarcón se deje vencer por su ánimo mercantilista y lo venda antes de tiempo.
Costas me explicó que para el éxito de un extranjero se requiere de muchos factores y entre ellos no solo está la capacidad futbolística, si no el espíritu del jugador para que una camiseta no le quede grande. Me ponía como ejemplo a algunos clubes que son capaces de ganar 5-0 y al día siguiente no pasa nada en su interior, asimismo si caen por 5-0, tampoco nadie les dice nada. Es la diferencia de trabajar en un equipo con la presión de un país atrás. De alguna manera eso lo explica todo.
¿Cuál es la solución entonces? Según el entrenador, Alianza tendrá que hacer un trabajo paralelo en sus divisiones menores para fabricar delanteros de exportación para las próximas temporadas. Me invitaba a hacer el ejercicio de revisar en los planteles de los equipos locales si es que encontraba un delantero nacional interesante. Juntos echamos un vistazo rápido y no hay. Todos están afuera.
Gustavo Rodas ya es de Alianza. Es la información que les puedo dar, la conversación con Costas me da la seguridad para afirmarlo aquí a quienes consideran que se trata del mejor jugador del torneo local. Yo creo que con Rodas hay una sobrevaloración. Es un buen jugador, es diferente (o por lo menos lo intenta siempre), pero me parece fácil de anular y más cuando esté en Alianza por la composición táctica que todos los equipos plantean cuando se enfrentan a los grones. Es posible que le ocurra lo mismo que a Montaño (a quien se le miraba diferente cuando estaba en Boys y se convirtió en un monstruo cuando pasó al Alianza) y en ese sentido el colombiano me parece mucho más fuerte para soportar el juego violento y contaba con superior nivel de inventiva.
Se quedan Prado y Solís porque según Costas es de la idea de mover lo menos posible al plantel para que encajen en una idea que ya se ensaya para el próximo año. En esto Juan Jayo también le resulta importante, aunque no necesariamente vaya a ser titular.
Según noté está obstinado con darle oportunidad a los jóvenes. Los jugadores que dejarán la institución a fin de año son Kerwin Peixoto, Lalo Uribe, Óscar Vílchez, Coqui Molina, Marko Ciurlizza, Roberto Ovelar y Kohji Aparicio será prestado, pues tiene contrato vigente. Como dije en el post anterior, tenemos Costas para rato. A algunos les gusta, otros están convencidos de que ya no puede aportar más. A mí me sigue pareciendo peligrosa la relación que tiene con Alarcón ¡al punto de casarse en la casa del presidente! Un técnico nunca debería cruzar esa peligrosa línea porque empieza a pensar como dirigente y deja de darle prioridad a los objetivos deportivos que necesitan siempre un vigilante. No sé, por un lado creo que Costas puede formar un equipo interesante como el de la última Copa Libertadores y por otro lado considero que ya no contará con aliento suficiente para toda un año largo y sui generis como el que se viene en el 2011, sin muchos jugadores juveniles que se irán a la sub 20 y no harán pretemporada a inicios de año, siempre dotando de jugadores a la selección de Markarián, con dos meses sin actividad a mi mitad de año por la Copa América y luego con el inicio de las Eliminatorias. ¿Ustedes qué creen?

[Alianza jugó apenas contra Chalaco. Tuvieron que entrar Carrillo y Hurtado para darle más dinámica al equipo. ]