¿Qué le puede dar José Carlos Fernández al Alianza Lima?El regreso de este delantero no garantiza un título a fin de año; no es Romario para definir, no tiene el regate de Neymar o la calidad de Paolo Guerrero para culminar jugadas. No es un salvador el que ha regreso a Matute, pero hay otras importantes virtudes que en este momento hacen mucha falta en el club y que ‘Zlatan’ garantiza en altas dosis.

Alianza marcha puntero en el torneo, pero el plantel está conmocionado por lo ocurrido entre los arqueros George Forsyth y Salomón Libman. Alarcón sabe que se le vienen durísimos momentos judiciales y los tiene que afrontar cobrando favores políticos en todas las esferas posibles y su única –gran- fortuna es ser el presidente del club más popular del país, el que puede despertar los mayores amores y odios, cortinas de humo, emociones, frustraciones y el que encierra el sentir del pueblo en toda su dimensión.

Eso lo llevó a poner a Miguel Ángel Arrué en el cargo de entrenador, haciendo un cálculo macabro entre el interesante plantel que le queda para ser campeón y su necesidad de tener a un técnico barato y manipulable en el sentido futbolístico. Los rumores de que George Forsyth es titular por encargo del presidente, quien aspira a tener buenas migas con el padre del golero, Harold Forsyth, hombre cercano a Ollanta Humala y recientemente designado embajador peruano en los Estados Unidos, son muy fuertes.

Yo no comparto esos rumores al extremo; creo que George tiene mucha capacidad como arquero y condiciones si se dedica en pleno a su trabajo en Alianza. Siempre anduvo a la par con Salomón Libman, pero este año ‘Yuyo’ sacó ventaja por no tener lesiones y por la motivación de estar en la selección peruana. El silencio de Arrué en su decisión de ‘banquear’ al titular es fatal y denota falta de transparencia. Pareciera que hay intereses personales muy fuertes que no se terminan de dilucidar, pero que afectan la estabilidad del plantel grone.


ZLATAN AL RESCATE

Si hay algo que he admirado en José Carlos Fernández es su profesionalismo y su obstinación por pelear por un lugar con franqueza. Le costó mucho ganarse el ‘bobo’ de la gente, la gran mayoría de grones lo querían fuera del equipo y cambiaron radicalmente su concepto hacia él después de aquella Copa Libertadores del 2010. Él lo consiguió a pulso propio.

Viene de una lesión grave y seguro le costará un tiempo recuperarse y estar a punto, pero ya no tendré que pasar por ese trance de presionarse ante el Comando Svr al fallar una pelota, como por ejemplo le sucede a Hernán Peirone. Sin duda, el regreso de Fernández es positivo por donde se le mire dentro del campo.

Pero hay más. José Carlos tiene una imagen de transparencia que debe mantener ante la prensa. Está claro que su venta al Deportivo Quito y la novela con Ñuls no fueron su culpa. Me consta que le picaba la lengua por sacar asquerosos trapos sucios de los que quisieron intervenir su pase, pero se aguantó por quedar como un caballero y no perjudicar la imagen, no de un dirigente, si no de una institución como Alianza Lima, que no merece estar manejado de tal forma.

Lo que sí me sorprendió es que vuelva a tratar con estas personas sobre su retorno. Está claro que se puso un gancho de ropa en la nariz para sentarse a negociar y es que su principal interés es coger continuidad lo más pronto posible y en Alianza tendría la mejor oportunidad pues parece inevitable que Roberto Ovelar se marche a Arabia con Gustavo Costas. Además, Alianza es Alianza. Es puntero y siempre la principal vitrina no solo para marcharse al extranjero si no para estar en los ojos de Sergio Markarián; la selección es un tema que le obsesiona.

‘Zlatan’ está de vuelta y aunque está lejos de ser un Messi, tiene la obligación de irradiar su profesionalismo, entrega y cariño por la blanquiazul en un vestuario con un ambiente muy denso y cargado de ideas negativas. Si se trata de ser un líder, Joseca es de los positivos.

… Y para seguir en Twitter: @elkinsot_DT

[Goles de Zlatan, buenos recuerdos]