La sensación es de lo más agradable: ganar en Cusco y liderar la tabla es una realidad que supera cualquier crítica y resquemor y hace vivir el sueño por encima de la presencia y permanencia de Miguel Ángel Arrué o Guillermo Alarcón. Lo mejor que pueden hacer es poner el piloto automático y aparecer lo menos posible para evitar desastres. La apuesta es al campeonato más que al futuro y al crecimiento.Lo que percibí es que el grado de emoción que había en las tribunas cusqueñas no iba de la mano con lo gélido del espíritu del equipo rojo, más indolente y desordenado que nunca, producto de la guerra interna que hay entre Marcelo Trobbiani y un grupo de sus jugadores.
Me temía que no supiéramos aprovechar esa circunstancia, pero entré en un arrebato terrible –lejos, pero lejos superé al Tano Pasman- cuando Junior Viza echó a perder una ocasión frente al golero Walter Noriega.
Y les digo que hace mucho tiempo –llevo 15 años como periodista- ninguna jugada me llevaba al improperio; había desarrollado en mí una suerte de templanza frente a este tipo de circunstancias y he sido una roca ante los triunfos y las derrotas, siempre que tuviera un lapicero y una libreta entre manos.
Pero Viza derribó el mito. Las arcadas se me vinieron al ver que quiso hacer una ‘cuchara’ cuando el rival se le aproximó. Tenía espacio para superar al arquero o para cederla a Ovelar que también estaba solo, pero optó por esa payasada. No me pongo a pensar en que si esa pelota entraba este señor ahora sería un Dios. Lo que hizo no merece más análisis. Tenía que asegurar un partido que era uno de los más complicados del año, ante un rival directo y en la plaza más complicada del país y se le ocurre esa jugadita absurda que pudo costar el triunfo y más adelante el éxito.
No voy contra la presencia de Viza en Alianza, voy contra su decisión en esa acción puntual. Si Junior fue repatriado desde Israel en realidad no es su culpa. Pero no estoy de acuerdo con que sea uno de los tres mejores pagados del plantel. Y si está jugando es porque tenemos inoperativo a Montaño, lesionados a Wally Sánchez y Tragodara, desnivelado a Peirone y Quinteros, falto de ritmo a Cristofer Soto y sin documentos en regla a José Carlos Fernández.
Viza merece estar en Alianza bajo un régimen diferente y un status menor. No le alcanza para ser un salvador, puede ser una pieza de recambio en emergencias, pero no el hombre en el que se deposite la confianza para que sea el organizador del fútbol blanquiazul.
Y sí, Alianza es puntero, pero la súplica al resto de jugadores es mayor responsabilidad para definir los partidos cuando los rivales están agonizando. No estamos para darle vida a nadie.
¿Me gustaría saber qué les parece la llegada de Joazinho Arroé?
¿Concuerdan con Quinteros quién dijo que le quitará espacio a Potrillos como Hernán Hinostroza o Jahirziño Gonzales?

Y en el Twitter @elkinsot_DT


[El gol de Hurtado y lo que se falló Viza. ¿Qué les parece? Fuente: CMD]