Yo trato de despercudirme del escepticismo, pero no hay forma de lograrlo en su totalidad. No puedo ser irresponsable y asegurar que el título 2011 está en el bolsillo; incluso, creo que futbolísticamente Alianza está perdiendo la primera opción por la actualidad de su rendimiento y tendrá que recuperar el brillo para ganar el play off cuando llegue la hora de la verdad.Hincha soy, pero no como vidrio. El campeonato no se lo darán al que mejor hizo las cosas durante el año (ese es Alianza, sin duda); se lo darán al mejor de dos partidos a cancha llena, choques a los, quizá, no se llegue en la mejor de las formas por lesionados, jugadores en declive o simplemente desgastados por problemas extrafutbolísticos que influyen como el factor económico.

Lo venía comentando en Twitter y, obvio, algunos se enfadan porque creen que opinar que el equipo ha ido diluyendo su buen juego desde que encontró su pico más alto de rendimiento es no querer a los colores azul y blanco. Lo preocupante es que Juan Aurich pasa por todo lo contrario y viene en alza porque cuenta con un comando técnico bastante más exigente que el grone (los estrelló contra la realidad aquella tarde en que cayeron en Matute con un discurso agresivo, pero justificado y necesario. Un verdadero hombre de fútbol como Umaña sabe cuando cruzar la línea de los buenos modales para lograr que el grupo no resigne el espíritu guerrero). Ahora Aurich es un equipo metido en el objetivo y hoy por hoy, de mejor juego colectivo y contundencia que Alianza.

“Es lógico que el equipo se relaje un poco a la semana siguiente de haber conseguido el pase al play off”, me dice un colega que tragó saliva apenas acabó de mencionar su teoría. Yo le refuto que mi idea no afloró tras caer en Huánuco, viene de semanas atrás. Es una esperanza que cuando Montaño y Hurtado estén ok, el equipo va a levantar, pero no es una garantía absoluta en comparación a la cantidad de variantes que tiene el Aurich en cuestión de ataque.

En el plano defensivo ambos equipos me parecen parejos porque son propensos al error. La dupla Solís- Fleitas rinde (o se equivoca) lo mismo que la de Cuto- Balbuena. En las delanteras necesitamos que Zlatan Fernández se ponga a punto para que Coco Bazán no sienta que es indiscutible así falle 10 pelotas por partido. El chico todavía no encuentra el gol y lo que hacía mejor –la generación de fútbol- ha ido apagándose en su rendimiento tal vez por la ausencia de un jugador que le pelee el puesto.

Mirando a Arrué y a Umaña también siento que estamos en desventaja. El colombiano promueve la competitividad dentro del plantel, el chileno se dejó estar, es posible que ocupado en que los jugadores no se le escapen de las manos cuando habían amagos de huelga por las deudas de la directiva. Quieran o no, cuando no hay plata no se puede exigir ni putear al máximo al que se relaja ¿no?

Falta un mes para el inicio de la gran final y son temas que Alianza tiene que corregir. Hoy se dejó ganar la temperatura por Aurich y el cartel de favorito. Espero que en 30 días todo cambie y Alianza llegue en gran forma.

¿En qué tiene que cambiar Alianza?


Los goles de León evidencian que Alianza aflojó en defensa.