Alianza venía de ganar un clásico en el Estadio Nacional que de amistoso tuvo poco: barras bien puestas y juego fuerte. Los goles fueron blanquiazules y el triunfo inobjetable para una paternidad que se extiende en la estadística general de estos tradicionales partidos. Pero ni siquiera esa victoria salva la coyuntura que hoy viven los grones. Alianza volvió a perder en el Descentralizado y la permanencia en Primera no deja de ser un tema sobre el tapete. Seguir leyendo...