Estamos frente a un equipo grone que no ha trabajado con normalidad en las últimas semanas, que tiene pesadillas deportivas, de convivencia y supervivencia; sin ningún respaldo dirigencial serio. Estamos ante el Alianza Lima de José Soto que a pesar de todo ha sacado tres puntos ante un club de referencia en la región. Alianza 1 – Nacional de Uruguay 0.

¡Cuánto perdonó Alianza! Es cierto que Libman pasó un par de sobresaltos anoche, pero Nacional se fue traumado por todo lo que ocurrió en su área y no se concretó. La mínima diferencia siempre fue un riesgo a pesar de que en los últimos minutos del partido los orientales terminaron con 9 hombres y las situaciones de Cristofer Soto y Coco Bazán –y el tiro al poste de Montaño- fueron las más emocionaron a los casi 25 mil grones que acudieron a José Díaz.
Al colombiano lo atajé antes de subir al bus de regreso a la concentración. “Ya fue, todo lo que he pasado acá ya no da para más. Todavía no sé a dónde me voy aunque creo que todos ya lo saben”. Mientras iba al bus escuché a muchísimos hinchas que le decían que no se vaya. Y es que anoche el ‘Potón’ jugó a un nivel que pocos tienen en este equipo. Ni siquiera podemos comparar a Paolo Hurtado, el joven de etiqueta más cara en La Victoria, con lo que ofrece Johnnier cuando se enchufa.
Se le critica que es indolente y que en partidos clásicos se ha escondido o no ha destacado. Es el precio de su fútbol, el que muchos quieren minimizar. Se comprende. Yo creo que si se va, el equipo queda sin la cuota de magia que en una temporada larga aparece por rachas importantes y bajas.
Me gustó mucho Henry Quinteros, convirtiéndose a ratos en la manija del equipo con sus balonazos de 30 metros que Hurtado o Soto debieron resolver. En el siguiente escalafón están el Negro González y el yorugua Ibáñez, parejitos en labores defensivas.
Zlatan Fernández le dio mucha felicidad al aliancista urgido de éxitos tangibles. Pero su cabezazo no hubiese sido posible si Montaño no ponía ese centro tan perfecto en su cabeza. Después, Alianza no fue más que un equipo con mucha voluntad y cariño por la camiseta, carente de un libreto comprobado, aunque vale decir que el 3-5-2 por el que apostó Soto ayer sabiendo que se jugaba la vida, fue conveniente y saludable.
Estos 3 puntos tendrán que ser un brote de confianza para sumar más en adelante. Por números Alianza puede tentar una clasificación, aunque por fútbol y momento crítico institucional tengamos que ser objetivos y decir que no estamos para eso. Pero Alianza siempre es capaz de asombrar y el compromiso que demuestra la mayoría del plantel y la unidad que Soto es capaz de mantener en esa selva que es Matute, pueden promover milagros. A rezar entonces.

¿Y a ti qué jugadores te gustaron en el triunfo ante Nacional?

Nos vemos también en Twitter @elkinsot_DT