Tres cosas para debatir: la contratación del colombiano Martín Arzuaga –sigue para adelante-, el auspicioso partido con Atlético de Madrid y la derrota sufrida en el Cusco contra el Cienciano, con lamentable actuación de Jesús Rabanal y del propio árbitro Roberto Mauro.
Vamos con lo del Cusco. Alianza presentó lo que mejor tiene (que no es otra cosa que un equipo de juveniles pundonorosos, un técnico promedio y un par de hombres de experiencia: Jayo, ahogado ayer y Rabanal en su partido más inaceptable en lo que lleva en Matute) y no fue suficiente para contrarrestar a un equipo como Cienciano, urgido por los puntos y superar los errores garrafales del nefasto árbitro Roberto Mauro.

Rabanal cometió un foul innecesario a Carlos Elías que significó un penal en contra y cuando pudo resarcirse de ese error, fue a patear la pena máxima –tras falta de Raúl Penalillo a Ibáñez- y la mandó a la tribuna. Todo ello entre otros errores que cometió a lo largo del partido.

Después Roberto Mauro tuvo un episodio lamentable cuando ordenó repetir a Jayo un penal que había convertido y permitió que el arquero Jesús Cisneros se adelante descaradamente robando hasta 4 metros lo que –según las reglas- está prohibido. Después, los goles de Cienciano llegaron por todo el desconcierto de los jóvenes que se destemplaron entre la altura y un juego que tuvo mucho ritmo aunque pocas ocasiones.

Viaje a Madrid
Mucho se ha comentado sobre el amistoso contra el campeón de Europa, Atlético de Madrid. Esto significa una oportunidad para el club de revalorizar su marca, aunque el riesgo es alto porque eso de presentar en Chiclayo a un equipo juvenil no es juego. Y Alianza en este momento lleva 6 fechas sin ganar.
Me dicen que Alianza a partir de mañana lunes iniciará una nueva gestión ante Edwin Oviedo, para que acceda a postergar el partido del próximo sábado. En Matute existe optimismo de que el empresario norteño aceptará debido a lo importante del acontecimiento.

¿Qué gana Alianza jugando contra el Atlético de Madrid? No solo prestigio: Además de un pago que asciende a unos 50.000 euros, Alianza se queda con la facultad de negociar los derechos de transmisión para el Perú con cualquier canal de televisión y teniendo en cuenta que se trata de una fecha importante como las Fiestas Patrias, se desprende que la oferta puede ser buena.
Pero además Alianza queda con la oportunidad de negociar para este partido el pecho de la camiseta con alguna transnacional que desee anunciar por este evento. Adicionalmente existe la voluntad de gestionar un amistoso de vuelta, para que el equipo español venga a Matute, exista a partir de ahora un vínculo estratégico que permita intercambio de DT’s de menores, pasantías para juveniles, entre otros proyectos.

¿Arzuaga va?
En Alianza dicen que va. La fuente a la que consulté me dice que –incluso- ya se conversó con un hombre fuerte de la Videna para saber si el caso del colombiano procede o es inútil el intento y que la respuesta fue afirmativa, pero siempre y cuando se sustente de manera convincente.
Aquí hago hincapié de que en lo personal dicha contratación no me convence en nada. No gastaría dinero en contratar a un jugador como Arzuaga, quien hasta que no acabe su vínculo con José Gálvez no culmine (esto será en la segunda semana de agosto).

El argumento que presentarán en la Comisión de Justicia de la FPF es que un jugador (Johnnier Montaño) no puede ocupar plaza de extranjero en dos equipos distintos (Alianza y San Martín) en un mismo campeonato. Menos si es que en uno de ellos (Alianza) no llegó a jugar.

La FPF ya adelantó opinión a través del secretario Javier Quintana, quien dice que los cupos de extranjeros no son sustituibles. Sin embargo, si ese concepto debiera ser el que prime ¿no debería entonces Montaño haber esperado hasta la segunda parte del torneo para actuar por los santos ya que había sido inscrito por Alianza? Es muy discutible. Existe un vacío legal que la CJ deberá resolver.
Reitero, yo no gastaría en un jugador con sobrepeso como Arzuaga. Yo potenciaría el comando técnico con algún elemento que afine el factor de definición de Jhonny Vidales, Gino Guerrero, Jorge Bazán, Yordy Reyna, entre otros chicos que saben llegar fácil al arco, pero que se les apaga la tele, la casa, el barrio y la ciudad cuando deben liquidar. Eso sería inversión, siendo jugadores de la casa jóvenes con futuro de exportación.

Espero sus comentarios también sobre el partido que se viene ante Cristal este miércoles.

En Twitter: @elkinsot_DT