Este año tendrá triunfos y decepciones. Ya se puede ver un equipo que pierde apenas un nombre y reduce su peligrosidad en gran porcentaje. Me refiero específicamente a Yordy Reyna en el clásico. Sin su presencia, Alianza no consolidó sus momentos de dominio a la ‘U’ y las ocasiones se diluyeron. Ganaron los cremas en un choque en el que lo que más destacó fue la discreción.Y no es que Yordy ya sea un consagrado, pero sí representa el arma desde la cual Alianza hace daño, aunque no todas las convierta él. Fue una desgracia que se lesionara a los 21’ y que Jhony Vidales tenga que asumir un protagonismo para el cual todavía no está preparado en una posición en la que hay que saber con la pelota.

Además está el gol de Aurelio Saco-Vertiz que sorprendió incluso a sus propios hinchas. Mal Salomón Libman en seguir el rumor de la tribuna y esperar un centro o una jugada de laboratorio cuando debió tener el conocimiento previo de que un disparo a puerta era característica de este jugador. No le dio crédito al crema de ser capaz de semejante remate. Bastó con un segundo de su tardía reacción para que esa pelota encuentre las redes y marque el trámite del partido que hasta ese momento había tenido pasos adelante a los grones. Sí creo que Salomón decidió mal en ese instante. No pensó que Aurelio se iba a tener tanta fe. Mejor dicho, él no le dio fe.

El empate del ‘Cachetón’ Albarracín fue de otro lote. Esa pintura mereció otro resultado final. Si es necesario marcar diferencias con el de Saco-Vertiz, hay que resaltar que se trató de una pelota en movimiento y la técnica fue tan buena como el que abrió el marcador.

Sin embargo parece que Albarracín –y todo el equipo- cometieron el mismo error de Libman en la jugada que desniveló la cuenta a favor de la ‘U’. Se desentendieron de la marca de Flores y lo dejaron libre sin pensar que podía conectar de cabeza. Pagaron cara la derrota y no es justificación valedera que el rival casi no llegó al arco de Libman. Pero sin embargo, sí creo –reitero- que la lesión de Reyna marcó el trámite del clásico porque Charquero tendrá voluntad, pero anda peleado con la pelota. Y Vidales todavía no da la talla.

La mecánica de este campeonato obliga a todos a olvidarse de este clásico al toque. Alianza ya tiene la visita de Inti Gas encima y está en la obligación de ganar. Pepe Soto, cuando pasó por una buena racha y sumó puntos (8 fechas invicto), casi no avanzó en la tabla y anda por el puesto 12. Eso que no se pierda de vista.

Tampoco es un tema menor que la seguidilla de partidos ya empieza a pasar factura como en la lesión de Reyna. Ese tipo de tirones (desgarro, al parecer) se dan en la mayoría de casos cuando un músculo está sobrecargado. Y es posible que el Che Beltrán quede sentido durante algunos días y el plantel cada vez se haga más corto. Era el riesgo de la reducción de sueldos que ahora se empieza a notar y que Alianza está en la obligación de sacar adelante sin lamentos.

Más comentarios en Twitter [@elkinsot_DT]