Una persona se ha sumado al comando técnico de José Soto. Se trata de Marco Valencia, quien llega como una suerte de complemento para Pepe; un hombre frío que tiene una mirada interesante del fútbol según me cuentan. Es, por ahora, un refuerzo para las liguillas.Marco Valencia debutó en su nueva función contra Sport Boys, o sea, empezó ganando. No le fue igual contra José Gálvez y es que es probable que los problemas de Alianza no estén todos reunidos en el banco de entrenadores en el que aparecen, además, Aldo Cavero y también se sumará oficialmente Juan ‘Peluquita’ Saavedra, al acabar el torneo de Reservas, equipo al que dirigía.

Muchos recordarán a Valencia de los noventa: un zurdo que podía arrancarle a los hinchas de Alianza los más estruendosos aplausos con pases de 50 metros milimétricos para Waldir Sáenz y ponerle a cobrar en ‘one’. Pero también era de los jugadores que no siempre tenía ese vigor para aparecer en todos los partidos y echarse el equipo al hombro.

Es por eso que su perfil es extraño. Sin embargo, algo que también me causa extrañeza, es que cada vez que he pedido referencias sobre su capacidad como estratega los comentarios han sido muy a favor de él. La mayoría de técnicos y jugadores tienen el concepto de que se trata de un hombre que sabe ver el fútbol como pocos y con grandes ideas.

Yo no lo he podido confirmar. Hay quienes lo comparan con Roberto Chale, en ese sentido. Obviamente no es como su hermano Wilmar, mucho más rígido y temperamental, pero Marco sí posee con una lectura de los partidos muy eficaz.

Este periodista pidió a través de este blog que se potencie el comando técnico de Soto y, al parecer, eso es lo que se pretende con la reciente inclusión de Marco Valencia. Sin embargo, esto no significa que Alianza saldrá del fondo a partir del fin de semana; Alianza es un equipo muy corto que no ha contado en buena forma con su hombre más cerebral en las últimas fechas: Henry Quinteros. Y arriba, a pesar de las ganas de Reyna o Vidales, no existe un peso fuerte para arrinconar rivales en Matute.

Sin embargo no podemos olvidar de que hasta hace un mes, todos hablaban de resignar en lo futbolístico a favor de tener un equipo que no genere gastos. “Con los chicos nos arreglamos”, decía la mayoría. Muchos imaginaban que estar peleando la baja no le ocurriría al Alianza, solo por llamarse así. Y la realidad está golpeando fuerte porque a pesar de que Reyna es un desequilibrante en potencia, Vidales insinúa, Gino Guerrero entusiasma, Beltrán se asienta, Cuba se esfuerza y Cánova ya está en la selección, la realidad es que la presión es el doble (hasta triple) cuando uno tiene como edad 20 años y tu equipo es Alianza Lima al que debes sacar de los últimos puestos.

Solo Miguel Mostto es el único refuerzo confirmado hasta el momento. Después está la recomendación de Pepe Soto por Carlos Orejuela, pero no hay ningún contacto oficial. Está el joven Alejandro Hohberg, quien entrena en Matute y cada día se hace más probable que se quede porque la partida de Carlos Ascues al Benfica de Portugal obliga a Soto a sumar gente que pueda ser útil de inmediato.

Me cuentan que todavía no hay una observación clara de lo que es Hohberg. Los periodistas no lo hemos visto en acción. Las pocas referencias es que es pequeño, pero rápido, aunque parece frágil. Tiene habilidad, pero desean verlo más suelto. Esta semana será decisiva para que Soto lo observe haciendo fútbol, ya que la intensidad de las últimas fechas no permitió que lo viera a sus anchas. El técnico pidió unos días más para aprobar la contratación. Tengo entendido que el costo no es elevado y que si se concreta sería, en principio, hasta diciembre.

Para finalizar, solo quiero hacer una salvedad. Me parece sensato no sacar a Soto en este momento y reforzar el comando técnico. Pediría, eso sí, que se oficialice lo de Valencia para que pueda estar AL LADO DE PEPE EN LOS PARTIDOS, ya que –me parece- Valencia tiene algunos otros compromisos que por ahora le impiden estar en la banca junto al equipo y sus aportes han sido teóricos por el momento. De lo contrario estaría de más.

Ojalá que la situación económica de Alianza se enderece para el 2013 y reforzar el equipo de manera conveniente (solo en algunas zonas), pero dotar al club de un comando técnico que signifique una verdadera ambición por trascender a mediano y largo plazo. Y aquí, obviamente no incluyo a Soto como cabeza de todo un proceso. Hago otro pedido: que se inicie un seguimiento a candidatos para elegir a uno que pueda convertirse en el corto plazo en gerente deportivo y diseñe una política que se respete para la promoción y venta de jugadores, contratos de refuerzos extranjeros sin amarres con empresarios, elección de entrenadores, etcétera.

Que todas estas funciones no recaigan más en dirigentes alejados del quehacer natural del fútbol o ubicados en cargos solo por cercanía o amistad con el poder de turno. En algún momento podría sugerir nombres en este blog, sin ningún tipo de interés más que el ver a Alianza verdaderamente ordenado y en la órbita de las instituciones modernas. No más ‘presidencialitis’ ni comisiones de fútbol con poder ilimitado, cuando el desconocimiento de los conceptos básicos de este deporte es grande.

Esperemos que le toca al Alianza en las liguillas. Abrazos.

Para comentar en Twitter @elkinsot_DT