Los grones se encuentran a 8 puntos de la zona de la Copa Sudamericana, cuando todavía les restan 15 puntos por disputar. Matemáticamente es posible la clasificación, aunque dada la irregularidad del equipo de José Soto, lo más probable es que ya exista conformidad con haber salvado la categoría y culminar el año con sueldos –bajos- al día y aguardar el abrazo navideño.

Ha sido un año de transición después de una hecatombe ocasionada por Pocho, solo comparable con la caída del Fokker en Ventanilla, salvando los honores.

Solo hagamos un repaso.

A inicios de año la oncena era:

Libman; Carmona, Ramos, Ibáñez y Rabanal; González, Quinteros, Bazán, Hurtado; Fernández y Soto.

Con ese ‘once’ Alianza y su técnico pensaban que el campeonato era probable y el pelear por cosas importantes era una obligación. Pasaron los meses y conforme se iban los jugadores se entendió que habría que pelear solo por la Sudamericana. Pero al término de este año la realidad fijó que solo era posible salvar la categoría.

Así acabamos el año:

Forsyth; Donayre, Cánovas, Ibáñez, Rabanal; Beltrán, Albarracín, Bazán, Viza; Reyna, Mostto.

Este ‘once’, en realidad, no siempre se puede cumplir y alternan Jayo, Vidales, Gino Guerrero, entre otros que se toparon de la noche a la mañana con la sorpresa de estar en el primer equipo sin la preparación ni el acondicionamiento físico adecuado, pero que ante la eventualidad del éxodo de jugadores en Matute, tuvieron que agarrar la ola y montarse en una tabla –algunos- sin saber nadar.

¿QUÉ SE VIENE?

Alianza dejará ir a jugadores que acaban su contrato, caso: Rabanal, Franquito Navarro, Donny Neyra, Salomón Libman; venderá sí o sí (por considerar que ya llegó a su techo en en club) a Coco Bazán. Me cuentan que hay mucho interés por contratar a Juan Carlos Mariño –porque desean activar de alguna manera la expectativa del hincha con la llegada de algún jugador de selección a la institución-, aunque todavía no hay nada cerrado y apenas es un tanteo de la situación.

En el tema del arco, tener a Salomón Libman y George Forsyth es un desperdicio de presupuesto. Libman tiene mayores posibilidades de seguir su carrera en otra institución y Alianza no se opondrá. Se pretende conservar al golero Rivera o en caso contrario traerían de vuelta a Eder Hermoza.

El ‘Ché’ Beltrán todavía ocupará en el 2013 plaza de extranjero por lo que la contratación de refuerzos es limitada. Solo se aspira a contratar a alguno que haya destacado en el torneo local y ya no lanzar una moneda al aire con ‘paquetes’ que lleguen por negocio de algunos empresarios con los dirigentes, como tantas veces nos han amargado.

EL PROBLEMÓN DEL TÉCNICO
A estas alturas mi posición es que Alianza ya debería tener a su técnico del 2013 definido. Pero ya. Y mi candidato está lejos de ser José Soto. Pepe completó su ciclo con el equipo de mayores y sostengo que futbolísticamente no les puede enseñar más. Sirvió para el objetivo de salvar el año con jugadores sin recorrido en el fútbol, apelando apenas al amor propio y a la unidad del grupo, pero en cuestiones de propuesta de juego, anduvimos pobres o inexistentes; solo esperanzados a la aparición individual de algún chico y no en el desarrollo de un estilo con sello propio de su entrenador.

Pero existe un problema. No es tan sencillo decirle a Pepe Soto: “que te vaya bien sin mi, si te veo no te conocí”. El técnico refiere ahora que tiene contrato hasta… ¡diciembre 2014! Será un tema delicado en el que la administradora Susana Cuba tendrá que bregar duro porque difícilmente Soto querrá renunciar a dos años de sueldo; entonces se viene estudiando la posibilidad de plantearle que renegocie el salario y asuma otro cargo. Todo es muy complejo y hay escasas salidas.

Es por ello que más allá de sondeos superficiales, a ningún entrenador se le ha ofrecido el buzo del 2013. Agradan Rivera y Maño Ruiz, en menor grado ‘Chochera’ Castillo, y paramos de contar sobre los que antes ya se mencionaron en el blog. Maestri, Valencia y otros que sonaron en medios, no estuvieron en carpeta, solo responden a la afiebrada imaginación de algún colega.

Menciono esto porque en los últimos días un tufillo se empezó a propagar en la interna de la directiva grone: que Pepe Soto siga al frente y que con mayor dotación de jugadores y un planeamiento sin sobresaltos como los que se vivieron este año, el rendimiento del equipo puede ser muy superior. Yo digo que eso es una moneda al aire, pero es lo que está sucediendo, según pude averiguar de fuentes de primerísima mano del club.

Es todo cuanto tengo que informar (por hoy)
Espero sus comentarios para intercambiar ideas.
Para seguir en Twitter: @elkinsot_DT