Qué difícil es hablar con un dirigente de Alianza por estos días. Y ni qué decir de Susana Cuba. Tienen mucho trabajo, me imagino. Y eso es lo malo.
En este blog hemos hecho innumerables llamados para que el club se modernice y coja la ola de la tendencia mundial: cada día hay más gente especializada en el globo para gerenciar clubes en cuestiones futbolísticas y tomar decisiones a partir de una POLÍTICA DEPORTIVA definida.

Yo no me siento en capacidad de sentarme en un sillón para decidir los jales del 2013 porque no fui a la universidad para eso. De opinar sí. En igual condición están los hinchas: ninguno tiene la capacidad para sentarse a armar un equipo PROFESIONAL, definir tipos de contratos, salarios y todo lo que implica este tipo de gestión. Hay que admitirlo, ese es trabajo debería estar en manos de gente que estudió administración deportiva y que además goce de un roce internacional producto de sus años en el fútbol como jugador. Relaciones. Visión de este deporte. Manejo prolijo y HONESTIDAD. La chamba no es para cualquiera.

Los SOCIOS de Alianza NO ESTÁN en capacidad de hacer este trabajo. Reitero, NO ESTÁN EN CAPACIDAD. Y es que también son hinchas apasionados y no todos han sido bendecidos con el don de ver bien el fútbol. Su trabajo debería llegar hasta la elección de un GERENTE idóneo que reúna las características arriba mencionadas para reducir el margen de error a la hora de elaborar una planilla futbolística.

Los SOCIOS no están para sentarse a discutir con José Soto (o el nuevo técnico que venga) sobre jales e inversiones futbolísticas. No quiero idealizar a Álvaro Barco como ejemplo de lo que debemos tener, pero este tipo acierta más de lo que se equivoca. Eso sí, FISCALIZADO al milímetro podría trabajar mucho mejor porque no es bueno que los gerentes tengan carta libre para tener demasiada vinculación con ciertos empresarios. No es recomendable eso. Pero no me cansaré de pedir que Alianza ya debería tener ese tema controlado para no sufrir a más paquetes, para conducir bien la promoción de juveniles y para respaldar al entrenador en situaciones difíciles, asumiendo un debate futbolístico para lo cual debe estar preparado.

Así es que no dudo que Susana Cuba tenga buenas intenciones o Aldo Panfichi y la comisión consultiva, etcétera. Pero si ellos quieren hacer el equipo 2013, estamos jodidos. Tengo entendido que por ahora no saben cómo deshacerse de José Soto para contratar a un argentino. Han sondeado a Javier Torrente y Pablo Marini, pero no pueden firmar nada porque Pepe sigue ahí, restregando su contratazo hasta el 2014 casi imposible de resolver.

Después, quieren contratar a Christian Cueva, Willyam Mimbela, Joel Sánchez y Walter Vílchez. Esos son los nombres más fijos que suenan, pero que –quizá- no sean del agrado del entrenador, solo a gusto de estos señores. Desean pelear con Cristal por Juan Carlos Mariño si es que se cae su pase al fútbol mexicano. ¿Leao Butrón? Nunca se pensó porque no desean tener a dos arqueros caros dentro de un plantel austero. Forsyth es uno y el otro seguiría siendo Rivera, o en su defecto alguno otro que goce de juventud y proyección.

Alianza tendrá un presupuesto austero el año que viene y eso no es para reprochar. No se puede estar a la altura de los potentados César Vallejo o Juan Aurich que pretenden hacer grandes gastos con fines de promoción política de sus inversores. Pero lo poco que tiene Alianza se tiene que administrar con criterio –no económico solamente- principalmente futbolístico. Y eso no se tiene en Matute.