Ha sido, sin duda, el partido más difícil de Alianza Lima en la presente campaña. El que tuvo adversidades de todo tipo y el que refuerza el concepto de resurgimiento del equipo. No por fútbol, sí por agallas. Seguir leyendo...