Gran momento para albergar un nuevo clásico del fútbol peruano. Alianza llega con tremendas enseñanzas que dejó el partido contra Cristal. Ajustes más, ajustes menos, los grones podrían celebrar este viernes en el Estadio Nacional si reiteran el compromiso que han demostrado en estas primeras 5 fechas en las que han permanecido invictos y ha servido para conservar la punta del campeonato ante rivales complicados.
Pienso que es un gran momento porque Yordy Reyna se encuentra en su pico de motivación al estar a puertas de ser convocado por Sergio Markarián para el choque contra Chile. Quiero imaginar cómo va a correr este viernes el ‘Potrillo’ y todo lo que quiere demostrar. Pero el incontrolable jugador tendrá que asumir que, así como le pasó ante Cristal donde el desastroso Manuel Garay no le cobró faltas evidentes; es muy probable que en el clásico el juego fuerte sea la característica principal del encuentro debido a que la ‘U’ no es Cristal en cuanto a propuesta de juego.

Contra los celestes fue un encuentro de poder a poder y primó el fútbol a pesar de los desaciertos de Manuel Garay. Quedó de lección a jugadores como Luis Trujillo que no pueden perder la marca ni dar tantas concesiones en la última línea cuando hay que alejar el peligro. No lo hizo con Arroé en la primera jugada de gol, lo subestimó y así fue el primer tanto de Cristal.

Pero Alianza se olvidó de que es un equipo joven y fue a buscar el arco de Penny. De un balonazo que lanzó Quinteros –algunas de cal y otras de arena- salió la viveza de Bazán y el zurdazo de Aguirre para el empate. Y de un tremendo cabezazo de Walter Ibáñez la remontada transitoria.

El segundo gol de Arroé y empate de Cristal se lo come todito Manuel Heredia. Una pena. He sabido que ha sido el pretexto perfecto para que en el clásico el que se cuadre bajo los tres palos sea George Forsyth. Ya está conversado.

También está recuperado el zaguero José Cánova, así que volvería a hacer dupla de centrales con Ibáñez y Édgar Villamarín sería corrido a la derecha para que cubra la ausencia del expulsado Rodrigo Cuba.
Yo modificaría el planteamiento porque es evidente que la ‘U’ no es Cristal. Los celestes gustan de tener la pelota y tuvieron una gran arma en la rapidez de Ross. La ‘U’ prefiere lanzar balonazos, buscar rebotes y goles de ese tipo, así que dejaría a Beltrán y Quinteros, pero no alinearía a Vidales y en su lugar incluiría a Albarracín. Después me gustaría que el ataque esté compuesto por Reyna y Mostto porque este segundo jugador tiene mejor juego aéreo que Aguirre y sería un buen recurso en las pelotas paradas en contra, suponiendo que la ‘U’ va a optar por ese tipo de juego.

Factor en contra es que Wilmar Valencia esté expulsado y no pueda estar a ras de campo. Dejar la responsabilidad de la voz de mando a ‘Pellejo’ Cordero y Francisco Pizarro me parece que es dar ventaja en ese sentido. Muchos dirán que los que juegan son los futbolistas, pero eso es desconocer en gran medida el sentido del fútbol. Hace mucho que los técnicos son capaces de ganar partidos y con mucha más razón clásicos tan importantes. No contar con Valencia es para tener cuidado.

Comizzo probablemente no sea un gran técnico ni estratega, pero tiene kilometraje en el fútbol y ha disputado muchos superclásicos en Argentina que no son poca cosa. Ese detalle es para tenerlo en cuenta en Matute.
Después, jugar en el Estadio Nacional es mejor para Alianza porque el buen estado del campo favorece a los grones que tienen buen manejo de pelota y técnica. No habrá problema para el toque veloz y eso siempre le duele a la ‘U’.

Finalmente, estas ideas previas solo sirven para el debate porque cada clásico es una historia aparte y tiene sus propios condimentos que exceden al fútbol. Sí veo que este equipo blanquiazul esté pasos delante de su rival, pero tendrá que ratificarlo haciendo un partido espectacular.

Y la seguimos en Twitter @elkinsot_DT

[Fuente CMD. Buen partido de Alianza y Cristal. Pero el clásico difícilmente podrá tener ese nivel de juego y apertura al espectáculo.]