“La verdadera magia no te engaña; te hace creer…”

A partir de esta idea, hay más de una interpretación con respecto a la caída de Alianza en las últimas fechas. ¿Éramos tan buenos fechas atrás? ¿Somos tan malos ahora? ¿Es para ser tan dramáticos? Para algunos sí, para otros no tanto. Lo concreto es que los grones han perdido 6 de los últimos 9 puntos que disputó y sí hay motivos para trabajar el doble ahora que el primer lugar está compartido con Cristal y Garcilaso.
Edson Uribe dio una declaración al final del partido en Trujillo que me pareció sensata: “Nos ganaron con un gol de otro partido y eso es válido. El choque fue muy parejo, pero ese golazo desniveló todo”.

Sí. El gol de Ronald Quinteros fue impresionante. Después, está claro que este equipo de Alianza es claramente imperfecto y que, a pesar de eso, trata de conservar la punta con una dosis de suerte porque sus competidores tampoco pudieron ganar y es así como nadie se despuntó.

El punto más bajo en Alianza viene siendo Luis Trujillo, quien ofrece muchas ventajas en defensa y no viene significando aporte valioso en ataque ni en pelotas detenidas. Probablemente le venga bien el frío de la banca de suplentes y darle la chance a Édgar Villamarín, mejor dispuesto para la marca en la banda.

Alianza no propone juego y tiene una carencia en recuperación de pelota que origina los miedos que pasa Manuel Heredia. Hay una clara desconexión entre las líneas donde no hay sintonía entre Uribe, Bazán y Aguirre.

Por ahora Alianza solo depende del recurso que pueda generar Yordy Reyna y eso no siempre va a alcanzar. Ante Vallejo estrelló una pelota en el parante, pero también falló dos ocasiones y estar amparados en dicho juvenil no es lo idóneo para un equipo que tiene pretensiones de llegar al título.

Y que no se mal entienda: Yordy Reyna es necesario en este equipo –hasta fin de año- porque está adaptado al grupo y está en franco proceso de crecimiento. Pero hay que rodearlo de una estructura futbolística que lo deje de cara al arco en muchas más oportunidades. Alianza ahora está jugando a tirarle la pelota de un puntazo y que el muchacho resuelva como se le ocurra. No es así, Wilmar.

Sigo a la espera de que Coco Bazán despegue, aunque cada vez con menos esperanzas. Ahora juega metido por el centro del campo, como 10, pero da la impresión de que el puesto le queda grande. Y a Sergio Peña no hay que condenarlo a la banda porque el chico es para que vaya de enlace, detrás de los delanteros para que ponga pelotas de gol.

LA CONDUCTA DE VALENCIA
Conozco a Wilmar Valencia y posiblemente esté entrando a un campo minado. Razón no le falta para decir que los jugadores de Alianza tienen que ser responsables para estar a la altura de las circunstancias durante 90 minutos y no caer en desconcentraciones. Pero ojalá sea inteligente para medir sus palabras frente a un plantel que es susceptible y que tiene la característica negativa de darle las espaldas a los técnicos si es que no se sienten cómodos. Hay que encontrar la manera de que el mensaje llegue frontal, pero sin alterar el buen clima que tiene que haber en el equipo. Percibo que no es así y que empieza a aparecer un tufillo de desconfianza entre los jugadores y el camanejo. A esto hay que sumarle que Alianza no tiene una directiva que sirva de enlace o solucione conflictos personales porque Susana Cuba solo se obsesiona con las finanzas y nada con el criterio deportivo ya que lo desconoce.

Es un momento peligroso para Alianza porque puede perder y retroceder en todo lo avanzado. A inicios de año no creíamos que este equipo estuviera para pelear en los primeros lugares y sí lo ha conseguido, pero también es cierto que no deja de ser un plantel corto y que no está para mirar por encima del hombro a ningún oponente. Y esto hay que recordarlo bien ahora que viene la San Martín, con un alicaído presente, pero con un potencial latente.

¿Cuál crees que es el principal problema de los grones?

Y la seguimos en Twitter @elkinsot_DT


[Este es un bonito video que encontré en You Tube sobre la fiesta que se vivió en Trujillo, una de las ciudades más aliancistas del país. No se logró el triunfo, pero hubo una gran asistencia. (Fuente: Total Alianza)]


[El golazo de Ronald Quinteros. De otro partido. ¿Crees que se la come Manuel Heredia? (Fuente: CMD)]