Ya llegó el 9. Es alto, le dicen el ‘Huevo’ y se trata de la esperanza de gol que tiene Alianza para el tramo final del campeonato que quiere pelear hasta llegar a la Copa Libertadores. O ser campeón. Pero la llegada de Guevgeozián (¡qué nombrecito!) ha generado una discusión interna en Matute que todavía no se aclara. Aquí los pasos que se dieron para esta contratación.
Yo me pregunto, ¿si Susana Cuba poco sabe de fútbol y la comisión consultiva de Aldo Panfichi, Antonio Choy y compañía ya había renunciado, quién contrató al armenio-uruguayo? Peor aun con lo que Wilmar Valencia insiste en afirmar: “yo no sé quien viene, no pedí a nadie”.

¿Otra vez Alianza se ve superado por el protagonismo e interés de su clase dirigencial?

No discuto la calidad del nuevo refuerzo. Obviamente tampoco se puede asegurar que es un jale brillante. Pero en esta ocasión, a pesar de estar desligados del comité consultivo, Antonio Choy y Aldo Panfichi sí participaron de la elección del nuevo jugador. Lamentablemente eso pasa porque Alianza sigue sin contar con un gerente deportivo que reduzca el margen de error en estas gestiones y que posea un conocimiento verdadero del criterio futbolístico que debe primar. Y en conjunto con el entrenador.

Hasta aquí llegamos: ¿Por qué ‘Bam bam’ dice que no conoce al delantero que llegó? ¿Qué lo lleva a cerrarse en una posición que lo enfrenta directamente con su directiva? El comité consultivo me asegura que Valencia conoce perfectamente a Guevgeozián y que analizó más de 4 horas de videos que le acercaron -en casa de Carlos Flores- hasta concluir en que se trata de un elemento que puede servir.

Nuevamente aparecen los celos empresariales a estas alturas. Dicen que Valencia prefería que el refuerzo llegue por recomendación de su representante oficial, Carlos Pichling, quien ofrecía a otro jugador a la institución. Pero como la directiva decidió por su lado. Valencia sale a los medios a decir que no lo conoce.

Allegados al entrenador aseguran que ha tomado esta postura porque tenía un compromiso con su plantel de no pedir refuerzos hasta que se les cancele la deuda y que se excedió en prometerles que cualquier jugador que llegue tendría que pasar por el visto bueno de todos. Como ya quedó a la luz que la operación por Mauro se hizo en paralelo a su promesa, no quiere quedar como un hombre de doble discurso. Ni siquiera porque a estas alturas el plantel ya está al día en sus salarios.

Hoy llegó Guevgeozián y me dicen que estaba preocupado por lo que le habían dicho de Valencia. Pero con las horas charlaron y las aguas se calmaron. Ojalá sea un goleador porque eso es lo que necesita Alianza en estos momentos. Otra vez en Alianza se ha priorizado el salvataje económico de emergencia en contra de los objetivos deportivos que a mediano plazo hubiesen significado mejores ingresos. La venta de Yordy Reyna le puede costar mucho más caro que lo que pagó Red Bull de Austria. Por lejos.

CASO MANCO
Hace unos días hablé con Susana Cuba sobre el caso de Yordy Reyna. Me da la impresión que no hay mala voluntad en ella, pero es evidente que prioriza el tema económico y termina perjudicando el propio sentido de existencia de Alianza Lima. Dice que si no vendían a Yordy más adelante probablemente nadie lo hubiese contratado porque aquí en el Perú no tienen los suficientes recursos para que un futbolista evolucione físicamente como es requisito en Europa. Tiene razón y a la vez se equivoca porque Yordy es un tipo de jugador que normalmente ha sacado ventaja no por su fortaleza corporal sino por otras características. Pero bueno, Yordy ya no está y para mí venderlo prematuramente es uno de los mayores errores de esta gestión en el 2013.

Ahora se quiere regresar a Reimond Manco a sus orígenes. Mi opinión a inicios de año fue un rotundo no. Hoy tengo mis reparos, pero no lo descartaría ya que Alianza es un plantel cortísimo (jugadores jóvenes caso Bazán han tenido muchísimas oportunidades y tiempo para demostrar evolución y, por el contrario, han ido de más a menos). Si Reimond se ajusta al presupuesto austero y se logra un compromiso firmado de su parte en respetar la disciplina del equipo, además de una cláusula estricta en favor del club si es que ocurriese un hecho ajeno al fútbol; que venga Manco. Solo así. El chico no está en posición de exigir nada más allá de un respeto en su centro de trabajo como cualquier otro jugador. Si esta semana firman, el 5 de agosto Reimond podría debutar.

Felizmente Susana Cuba también me lo aseguró y espero que cumpla: “Hace una y chau”.

Falta el 10 y los currículos de Diego Manicero, el español Vergara y el ‘Maravilla’ Olivera están en la carpeta de Valencia, pero hasta ahora no se avanza más allá de eso. También, probablemente, haya discusión por esa contratación.

Para seguir vía Twitter @elkinsot_DT


[Golazo de Guevgeozián en el 2010 cuando defendía al Everton de Chile]


[Otra chalaca del delantero, esta vez por el Fenix de Uruguay ante Peñarol]


[Algunos goles más de Guevgeozián]