Ha sido, sin duda, el partido más difícil de Alianza Lima en la presente campaña. El que tuvo adversidades de todo tipo y el que refuerza el concepto de resurgimiento del equipo. No por fútbol, sí por agallas.Alianza tuvo más dura la contienda que en jornadas contra rivales como Universitario o Cristal porque Melgar fue un equipo enfurecido desde el minuto 2 en que reciben el gol de Paulo Albarracín y le cambia obligatoriamente el esquema. En condiciones normales, Melgar habría sido cauto con los grones a la espera de su oportunidad; pero anoche el gol temprano lo obligó a salir de su guarida a buscarse la vida en Matute.

Me gustó la versión que ayer entregó Luis Trujillo en la primera mitad porque fue cuando Alianza propuso más juego y conservó la pelota. Encaró. Si se diera cuenta totalmente de que llegando a la raya final y sacando el centro tendría a cualquier defensa descolocado, su producción sería altamente superior.
Fue bueno lo de Walter Ibáñez otra vez y lo de José Cánova como complemento en todo el partido. Alianza, en lo colectivo, trabajó arduamente para conseguir la pelota. Hilden Salas y Edson Aubert se echaron a jugar e hicieron daño, pero los grones corrigieron a tiempo en la mayoría de casos. Y en las otras estuvo Forsyth hasta que se lesionó.

FORSYTH, FORSYTH
Cuando George Forsyth pidió su cambio y Manuel Heredia se demoraba con el uniforme y en calentar se me vino a la cabeza el enfriamiento que sufrió el equipo contra San Martín y que significó el desastre por el apagón de hace unas semanas. Alianza tenía un hombre menos (exagerada expulsión de Jorge Bazán) y se sentía claramente en las acciones. Melgar adelantó sus líneas y la actitud del árbitro Manuel Garay fue discutible en muchos sentidos.

Hoy se puede concluir que Alianza ganó tras más 98 minutos de juego (insólito alargue de Garay), pero hubo que estar ahí para contarlo. Porque fue un instinto de supervivencia el blanquiazul. Los argumentos futbolísticos se habían terminado y las condiciones físicas estaban agotadas. Los nervios traicionaron otra vez a Wilmar Valencia y también se fue expulsado.

Sobre las tarjetas rojas de Garay me quiero detener. Primero fue la de Coco Bazán. El volante recibió su primera amonestación por una alucinación de Garay. Recibió un foul metros delante de la media cancha y el árbitro le sacó amarilla por ‘fingir’. Al parecer en el entretiempo no recibió el informe de fuera de cancha acerca de sus desaciertos porque en la complementaria volvió a amonestar al aliancista por la misma razón –esta vez con más certeza-, pero alterando el desarrollo del partido.

Quiero decir de Garay que no me parece un árbitro corrupto. Pero sí me parece un muy mal árbitro y no solo por su actuación de anoche. Su criterio de justicia y de homogeneidad en los fallos está lejos de calificar para el fútbol profesional.

La tarjeta roja a Valencia (tercera en lo que va del torneo) fue válido en cuanto a que es posible que hubiera insulto directo. Otro tema es entender al entrenador que siente que se le vienen encima y que el pito le inclina jodidamente la cancha todavía más. ¡Cómo no explotar!

Pero Alianza siguió remando sin brazos y le alcanzó para quedar a flote. Sorprendió porque es un plantel carente de figuras de experiencia y en su línea posterior tuvo a puro elemento joven. Denotó compromiso y antepuso su más grande lapidaria, la que no admite discusión en el imaginario blanquiazul: CORAZÓN PARA GANAR. El rito se cumplió y es la prueba más firme de que siendo un colectivo organizado y metido en una sola idea, los triunfos llegan a pesar de los obstáculos.

Ahora hay un solo punto entre Alianza y la ‘U’. Cristal también está. El campeonato tiene ese aderezo que los hinchas reclamaban. Los íntimos dan pelea y si Susana Cuba entiende que a este equipo le faltan por los menos dos elementos de experiencia para sopesar la estrechez de la nómina. ¿Valencia tiene mucho para escoger? Definitivamente no. Pero si ya se fue Gino Guerrero y se concreta la venta de Paulo Albarracín o de algún otro elemento, Alianza tiene que reforzarse para pelear el campeonato.

La seguimos en Twitter @elkinsot_DT


[Las acciones demuestran un dominio de Melgar, pero Alianza se batió para evitar la caída. Fuente: GOL TV]