Es saber que Alianza es el único Tetracampeón del fútbol peruano.

Es admirar a Alejandro Villanueva como el que revolucionó este deporte en el país.

Manguera
Es saber que Teófilo Cubillas es el mejor jugador nacional de todos los tiempos.

Es tener a César Cueto como ícono máximo de la elegancia con la pierna izquierda. Y que mueran sus impostores.

Grandes
Es haber disfrutado en Sur.

Es haber llorado en Sur.

Es ir cada 8 de diciembre a la Misa en Matute. Y saber por qué.

Es sentir el fútbol como alegría y poner fiesta en la tribuna.

Tren
Es cambiar de azul a morado en octubre como estilo de vida.

Es corazón.

Es paternidad.

Hoy que cumple 113 años de existencia, hay que ponderarlo en su verdadera escala. ¿Cómo sería la vida sin Alianza Lima?

También es cierto que cuando Alianza tuvo una fase de declive, el fútbol peruano y su selección lo sufrió en demasía; como si Alianza tuviera la exclusiva responsabilidad de responder por los mejores jugadores. Como si otros nunca pudieran. Recuperarse de la tragedia de 1987 fue una gesta que solo un grande podía superar. Demasiada pérdida y mucha ventaja para los rivales en Sudamérica. Ya vimos quienes se quedaron como abanderados de la blanquirroja cuando Alianza apenas podía completar un equipo.

Pero esos tiempos son los menos. El verdadero hincha conoce la historia y no se deja sorprender.

Y claro; qué no daría por que Alianza llegue más lejos en una Copa Libertadores. Es una gran deuda que tiene la camiseta con su pueblo. Aunque en realidad todos los clubes locales padezcan de lo mismo en mayor o menor grado; somos un país que año a año ha estado rezagado en esta competencia. Lo que corresponde a Alianza, no pido que se caiga en la demagogia dirigencial de prometer la Copa en pocos años, pero sí que se fije un camino para llegar a lo alto.

Alianza es lo mejor que el fútbol le dio a mis ojos. Y algunas veces, también lo peor. Pero se lo quiere por todo ello: su origen, su tradición y su representación. Por no solo ser un club de fútbol. Por ser un pueblo que tiene alegrías y decepciones como la vida misma. Porque cuando se dice que Alianza Lima es el Perú y el Perú es Alianza Lima no se miente ni en tomar impulso.

Mi Alianza eres tú, soy yo. Somos todos.

FELIZ DÍA MI ALIANZA.

Gran cariño de la gente de Total Alianza en su trabajo. Les dejo el enlace.