09 de agosto del 2020 °C
Comando azul

Alianza debe pasar por la universidad

Aprender nunca está de más, y menos cuando el equipo que nos gana representa a una universidad. La San Martín se llevó el partido del domingo a pesar de la inferioridad numérica. Un 1-0 frío como la tarde y lapidario, como una inmensa nota desaprobatoria en un examen. En Alianza no sabemos, o hemos olvidado lo que sabíamos. Tenemos que volver a aprender. Seguir leyendo...

Alianza no jugó el clásico

Perdimos 2 a 1 y con volteada de partido. Claro que indigna, claro que hay responsables de la derrota, y esos responsables somos nosotros, el propio Alianza. En un clásico donde el fútbol estuvo totalmente ausente, el equipo fue irreconocible, parecía el rival de sí mismo, y eso se paga feo, como nos pasó el domingo. Seguir leyendo...

Cómo me voy a olvidar...

Luego del triunfo en Chimbote ante José Gálvez por 3 a 1 estamos listos para el clásico. El Monumental nos espera y las estadísticas dicen que jugamos mejor de visita que de locales. Tenemos que ganar ese partido, independientemente de que “solo” sean tres puntos, porque para Alianza todos los clásicos son vitales, y por eso hemos ganado más a lo largo de la historia. Seguir leyendo...

A recuperar la risa

Cómo molesta la derrota ante Melgar de Arequipa por 2 goles de diferencia y, más aun, jugando en Matute y con la posibilidad de ser punteros si sumábamos de a tres. Ante esto solo quedan dos caminos: Uno, que los principales responsables reformulen las cosas rápidamente y dos, que el ánimo se mantenga al tope. Si la semana pasada terminamos primeros luego de un buen partido, tenemos que empezar esta semana con el doble de ganas. Aunque no nos haga nada de gracia haber perdido, esta vez el ja, ja, es para todos los que desean que nos caigamos. Seguir leyendo...

JA!

JA! JA, Las siglas corresponden al Juan Aurich de Chiclayo, que era el líder, el rival a vencer, el local, pero también a la felicidad de un triunfo por 2 a 1 que fue conseguido con gran entrega y momentos de buen fútbol. Ahora somos punteros y en la víspera del Día del Padre los aliancistas podemos reír. Trujillo hace funcionar la zurda y Aparicio la cabeza. Todos gritamos los goles, pero también festejamos los rechazos de Solís, los arranques de Sánchez, las carretillas de Fernández, los quites de Jayo, los despejes de puño de Forsyth, la forma en que Montaño rechaza a los rivales arqueando la espalda, y todo lo demás. Seguir leyendo...