A Kisto Devil le gusta cantar. Lleva más de diez años usando su voz para transmitir mensajes sobre salud a su comunidad. Kisto es una activista social de salud autorizada (o ASHA, por sus siglas en inglés) por el Gobierno de India que trabaja sin parar para hacer llegar sus mensajes a centenares de personas a través de su música.

MSF151783 (High res)Kisto Devi © Matthew Smeal/MSF

Las ASHA, que significa esperanza en hindi, son mujeres nombradas, formadas y autorizadas por el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar de India para ejecutar evaluaciones sanitarias y derivaciones de pacientes enfermos a nivel comunitario a los centros de salud del gobierno más cercanos. Se encargan de detectar y derivar a aquellas personas que necesitan recibir inmunización, revisión médica o tratamiento, y se sitúan en primera línea del servicio sanitario comunitario en nombre del gobierno. Normalmente hay una ASHA por cada 1.000 habitantes.

“Nosotras no somos paramédicas ni especialistas, pero conocemos las enfermedades que afectan a esta región. Por ejemplo, lo sabemos todo acerca de la enfermedad kala azar”, declara Kisto.

Kala azar, una enfermedad tropical olvidada

Prácticamente desconocida en los países desarrollados, la leishmaniosis es una enfermedad parasitaria transmitida por un agente portador que actualmente afecta a 12 millones de personas de todo el mundo. La leishmaniosis visceral o kala azar es una forma de leishmaniosis que prevalece principalmente en seis países: Bangladesh, Brasil, Etiopía, India, Sudán del Sur y Sudán.

Transmitida mediante la picada de la mosca de la arena, esta enfermedad normalmente afecta a aquellas poblaciones que disponen de menos recursos. Kala azar debilita el sistema inmunitario y hace que las personas infectadas sean más propensas a desarrollar infecciones. Si no se trata, es, casi siempre, una enfermedad mortal.

Vaishali es uno de los distritos de Bihar donde la endemia tiene mayor repercusión. De hecho, alrededor del 80% o 90% de los casos de kala azar en India se desarrollan en el estado de Bihar, que es uno de los más pobres, con una población que supera los 100 millones de habitantes.

Al tratarse de la zona más endémica, con mayor densidad de población y con unos recursos escasos, Médicos Sin Fronteras (MSF) empezó a intervenir en Bihar mediante un programa de tratamiento contra la enfermedad kala azar en 2007. MSF consiguió dirigir un centro de 50 camas contra el kala azar, prestó su apoyo a cinco centros de atención primaria en Vaishali y ya ha tratado a más de 12.000 pacientes con kala azar, sin coste alguno. Además de llevar a cabo sesiones de concienciación para asegurar un diagnóstico y tratamiento rápidos para los pacientes, MSF colabora con agencias del gobierno para garantizar que el tratamiento no solo sea afectivo, sino gratuito para todo el mundo.

Canciones para recordar

Para apoyar el trabajo de MSF, Kisto Devi hace lo que mejor se le da: compone canciones sobre kala azar; melodías que recuerdan a los ritmos de Bollywood de los ochenta o los noventa. Habla sobre todo lo que hay que saber acerca de la enfermedad: los síntomas, el modo de transmisión y el tratamiento. Mientras Kisto Devi canta, señala las paredes de barro, los búfalos y el polvo de los establos para mostrar a la gente el hábitat de la mosca de la arena.

“Es una forma muy práctica para concienciar a la gente sobre el kala azar, pues los carteles, documentos u otros medios a veces son difíciles de entender”, dice Chhavi Kumar, una promotora de salud de MSF.

Kisto ha dedicado su vida al trabajo comunitario. MSF le proporcionó formación y conoce muy bien el trabajo que la organización ha hecho en Bihar durante los últimos ocho años. Las ASHA como Kisto no solo se centran en el kala azar, sino que también llevan a cabo una serie de evaluaciones y derivaciones: ayudan a las mujeres embarazadas a buscar un centro donde dar a luz, garantizan la administración de vacunas a niños en el momento oportuno, identifican a pacientes con enfermedades infecciosas como la tuberculosis y ayudan a sensibilizar en temas de salud pública, higiene y saneamiento y en las formas de acceder a tratamiento y cuidado adecuados.

“He conocido a muchas personas que han sufrido kala azar que no sabían que tenían la enfermedad. Algunos pensaban que era la malaria. Ayudo a la gente a identificar los síntomas correctamente y a decirles qué deben hacer”, dice Kisto. “Me gusta cantar para ellos”, añade con una sonrisa.

Kala azar (visceral leishmaniasis) es una gran preocupación a nivel de salud pública en Bihar, un estado al norte de la India altamente endémico. La enfermedad es más común en los pueblos rurales y casi siempre es mortal sin tratamiento. Médicos Sin Fronteras ha estado en primera línea en la lucha contra el kala azar en los últimos ocho años y ha tratado a más de 12.000 pacientes.

Kala Azar: Fighting a neglected disease in remote India

Los habitantes de la isla de Raghopur escuchan una sesión de información sobre kala azar © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: fighting a neglected disease in remote India

El kala azar es una enfermedad parasitaria trasmitida por la picadura de la mosca de la arena que afecta a los más pobres entre los pobres. Como muchos granjeros,  Jageshwar Rai, de 55 años, duerme en ocasiones en una caseta para las vacas, que suele ser antihigiénica y húmeda, ideal para que la mosca de la arena se reproduzca  © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: Fighting a neglected disease in remote India

Una enfermera de MSF prepara una dosis única de LAmB, una infusión intravenosa administrada en un periodo corto de entre 2 y 3 horas. El tratamiento antiguo duraba 28 días © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: fighting a neglected disease in remote India

Una niña con leishmaniasis dérmica post kala azar, una forma de kala azar recurrente pero no mortal que afecta entre el 5 y el 10 por ciento de los pacientes entre seis meses y tres años tras la cura © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: fighting a neglected disease in remote India

Personal de MSF hacen una sesión de información sobre la expansión y los síntomas del kala azar en la isla de Raghopur, donde más del 25% de los casos de kala azar en el distrito de Vaishali tienen su origen © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: Fighting a neglected disease in remote India

Tras varias semanas enferma y sin ir al colegio, Naina, de 15 años, espera impaciente con su madre a recibir la infusión intravenosa en el departamento de kala azar gestionado por MSF. Dos horas más tarde se fue a casa © Matthew Smeal/ MSF

Kala Azar: Fighting a neglected disease in remote India

El doctor Deepak Kumar examina a un paciente en el hospital de Sadar, en el distrito de Vaishali, Bihar, India © Matthew Smeal/ MSF