Laurence Sailly, coordinadora de emergencias en Guinea de Médicos Sin Fronteras (MSF) nos cuenta su caso:

“Nubia es una paciente de 21 días. Su madre, Mamasta, infectada por el virus del Ébola, murió el 27 de octubre en Conakry. Nubia ha respondido bien al tratamiento que recibió en el Centro de Tratamiento de Ébola (CTE) de MSF en Conakry.

Estamos contentos de que el test haya resultado negativo pero, al ser la primera bebé infectada que logra recuperarse, seguirá recibiendo apoyo médico especializado antes de volver a casa”.

MSF Ebola Treatment Centre in Conakry, Guinea

Nubia contrajo Ébola de su madre, Mamasta, que murió doce días atrás. Es cuidada en el Centro de Tratamiento de MSF en Conakry por un sobreviviente de Ébola que fue inmunizado ©Samuel Aranda

El 17 de noviembre Nubia recibió la visita de su tío Adama, que dijo:

“Sentí tanta emoción cuando la ví. La última vez que la visité (cuando tenía Ébola) se la veía muy distinta. Ahora se ve tan saludable. Voy a ir ahora mismo a contarle al resto de la familia. No pensamos que pudiera sobrevivir. Pero está en buenas manos. Y es una luchadora”

Nubia At MSF Ebola Treatment Center In Conakry, Guinea.

Equipo de MSF cuidando a Nubia ©Tommy Trenchard