31 de octubre del 2020 °C
Cuida tu salud

Simplemente felices fiestas

Para muchos de nosotros, desde que empezó este mes, empezó también el espíritu navideño. En mi caso, este espíritu se refleja en todos y cada uno de los días que me toca vivir al lado de mi familia, mis amigos, mis colegas, los pacientes, es decir, de todas las personas que me rodean. Sin embargo, al margen de tanto despliegue publicitario y comercial y fuera de reuniones, celebraciones, despedidas, ágapes y congestión vehicular, no se me escapa la sensación de que todos en nuestro corazón vamos cargados de una enmarañada red sentimientos (felicidad, alegría, nostalgia y hasta tristeza) que en otras épocas del año no sentimos con la misma intensidad. Es que así es la Navidad, una fiesta verdaderamente de amor y ternura. En esta época del año, las personas nos sentimos más abiertas hacia los demás, más dispuestos a ayudarnos y apoyarnos unos a otros dejando de lado muchas otras cosas. Seguir leyendo...

Presión arterial

Al hablar de la presión arterial y sus incrementos, vale la pena que nos tomemos unas líneas para explicar un poquito acerca de cómo es que funciona nuestro aparato cardiovascular ya que la presión arterial se relaciona íntimamente con el funcionamiento del mismo, por no decir que en cierta forma depende de él. El corazón es un órgano musculoso que funciona sin descanso durante las 24 horas del día, desde que nacemos hasta que morimos. Esta función está dada por una contracción llamada sístole y una relajación llamada diástole. El único propósito de esto es bombear la sangre a través de las arterias para irrigar a todos los tejidos y células de nuestro cuerpo, transportando el oxígeno necesario y los nutrientes, y recogiendo a su vez los productos de desecho para eliminarlos principalmente por los riñones, intestinos y la respiración. Seguir leyendo...