Hace mucho tiempo vengo escuchando frases como “abrígate bien”, “no salgas con el cuerpo caliente”, “no te bañes con agua fría” o por último “si estás enfermo hijito, mejor no te bañes”. Incluso resulta frecuente que muchos padres me pregunten en la consulta si los pueden bañar con fiebre. ¡Claro! - les digo a manera de broma- pero en vez de bañarlos con fiebre, báñelos con agüita que eso no enferma a nadie, por el contrario, los ayuda a sentirse mejor, más frescos y cómodos.

Lo que sucede es que a veces nos resulta más cómodo y práctico aplicar lo que nuestros padres y/o antepasados transmitieron de generación en generación con respecto al cuidado de los enfermos, y honestamente casi el 100% de lo que se nos a dicho carece siquiera de veracidad y más aún de rigor médico científico. Muchos de esos conceptos probablemente fueron acuñados varias centurias atrás y hasta hoy la comunidad no los descarta de su disco duro.
Este tema merece unas líneas ya que con relación al baño y al frío hay tantos miedos, mitos y hasta pánico colectivo que lo único que ocasiona es más gente sucia y menos salud. Si ustedes creen que el frío es la principal causa de infecciones respiratorias, déjenme decirles que eso es falso.

Ustedes dirán que las infecciones respiratorias son más frecuentes en invierno, cosa que es cierta, pero no es por el frío, es porque es más frecuente que en esta estación se presenten nuevos brotes de infecciones de este tipo, así como en el verano se presentan otro tipo de infecciones. Que nos enfermemos más en esta época se debe a que cuando la temperatura baja tendemos a guarecernos del frío encerrándonos, hacinándonos ya sea en la casa, escuela u oficina. Por donde vayamos, encontramos todo cerrado sin que haya circulación de aire, y eso ocasiona que los gérmenes se distribuyan más rápido entre las personas.

Lo mismo pasa con el baño. No sé hasta ahora qué tiene que ver la higiene en el tema de las enfermedades respiratorias. Para los que crean que bañarse con agua fría puede ocasionar una neumonía, les recomiendo que se den una vuelta por el Hospital del Niño para que comprueben que a la mayoría de niños con neumonía que se les ha negado el baño por lo menos una semana y se les ha tenido encerrados sin ver el sol, en lugar de curarse, se complicaron.

Creo que es tiempo de reconocer que si cuando hace frío debemos abrigarnos, es porque la sensación de frialdad es realmente incómoda. En zonas de climas fríos extremos, la falta de abrigo y calor nos puede llevar a la hipotermia, la cual puede ser fatal pero no por neumonía ni nada parecido sino por el cese de nuestra función cardiaca y cerebral. No se olviden que en Alaska, Suecia o la Antártida, la gente se baña y no se resfría más que en el trópico ecuatorial.

José Recoba

*Estimados lectores: Desde el 16 de junio del 2008, el autor del blog “Cuida tu salud” es el doctor Elmer Huerta. Este post escrito por José Recoba seguirá en línea pero sin opción de dejar comentarios.