Una de las cosas que más teme una mujer es encontrarse o que el doctor le encuentre un bulto en el seno. Lo ideal es que la mujer cuidadosa y educada lo encuentre ella misma, cuando el bultito recién se está desarrollando, o quizás cuando está del tamaño de un frejolito; y no darse la sorpresa de encontrarlo enorme, del tamaño de un limón o una mandarina. En esta nota, veremos cuáles son los pasos que deben seguir la mujer y su doctor para determinar si ese bulto es bueno o es malo (léase cáncer). Seguir leyendo...