Foto: John Carleton

Debido a que octubre es el Mes de Alerta Contra el Cáncer del Seno y que además la próxima semana se celebra la VII Semana Perú Contra el Cáncer, seguiremos escribiendo algunas notas relativas a esta enfermedad en este blog. Prometo tocar otros temas en futuras ediciones.

Un reciente estudio norteamericano ha encontrado que un simple examen de orina podría ser suficiente para encontrar el cáncer del seno; esto, que parecería un sueño hecho realidad, es en realidad un asunto que podría traer muchos más problemas que beneficios.
Desde hace mucho tiempo los oncólogos (especialmente los oncólogos preventivos) hemos soñado con tener una suerte de máquina mágica que nos diga si una persona tiene un cáncer escondido. En la misma línea de pensamiento, también hemos soñado que algún día se descubra una sustancia que se pueda medir en la saliva, en la sangre o en la orina, y que nos diga inmediatamente si una persona tiene un cáncer escondido.

Pues bueno, parece que estamos cerca de ese sueño, una reciente investigación ha encontrado que el detectar ciertas sustancias en la orina, podría darnos una buena idea del riesgo de cáncer del seno en la mujer. Pero como dijimos antes, en este momento parece que ese descubrimiento, más que una ventaja, es un problema que abre las puertas a enormes conflictos.

Explicamos:

La investigación, hecha en el Hospital de Niños de Boston hizo un estudio muy interesante. Tomó muestras de orina en 148 mujeres: 44 de ellas con HIPERPLASIA ATÍPICA (HA), una condición que si bien es cierto no es cáncer, se piensa que predispone a la mujer al cáncer del seno; 24 con CARCINOMA LOBULAR IN SITU (CLIS), el tipo de cáncer más temprano que se pueda encontrar en el seno y 80 mujeres sanas como control.

Los resultados indicaron que la medición en la orina de unas sustancias llamadas METALOPROTEÍNAS, se correlacionaban perfectamente con los diagnósticos. Por ejemplo, las mujeres que tenían altas cantidades de esas metaloproteínas en la orina, tuvieron cinco veces más probabilidades de tener la hiperplasia atípica, y 13 veces más probabilidades de tener el carcinoma lobular in situ comparadas con las mujeres sanas.

En otras palabras, de acuerdo al estudio, estaríamos en camino de predecir que una mujer tiene cáncer del seno simplemente midiendo las metaloproteínas en la orina.

Pero ahora vamos a ver el problema..

Imagínese que el examen de orina que le hacen a usted señora sale positivo, es decir que tiene esas metaloproteinas que indican ya sea una HA o una CLIS y cuando va ver a su doctor con el resultado, se produce el siguiente diálogo:

DOCTOR: Señora, su resultado salió positivo, parece que usted tiene un cáncer muy temprano del seno.
USTED: Ay que bueno que me hice el examen doctor, ¿y en qué seno tengo el cáncer?
DOCTOR: Pues la verdad señora, no se sabe, puede estar en el derecho o en el izquierdo…
USTED: ¿Cómo que en el derecho o en el izquierdo, no se sabe en qué lado tengo el cáncer doctor?
DOCTOR: No señora, esta prueba solo nos dice que usted tiene un cáncer pero hasta ahí no mas llega, no nos dice más …
USTED: ¿Y ahora, qué hacemos doctor?
DOCTOR: Pues no lo sé, usted tiene dos posibilidades: la primera es esperar un tiempo y ver si el cáncer aparece en la mamografía y podamos operarla; y la segunda es que la operemos ahora pero le quitemos los dos senos…
USTED: ¿Cómo, que me quiten los dos senos?
DOCTOR: Pues sí señora, no hay otro remedio, a no ser que usted quiera esperar…
USTED: ¡¡¡Ay pero si espero me voy a morir de miedo!!!, con el terror que le tengo al cáncer.
DOCTOR: Pues bueno señora, usted decida, no puedo hacer nada más…
USTED: Pero si no tenia nada que ofrecerme como tratamiento, ¿entonces por qué diablos me hizo esa bendita prueba doctor??
DOCTOR: Pues bueno señora, esa prueba fue parte del “paquete ejecutivo” que usted escogió para hacerse su chequeo del cáncer.
USTED: Pero doctor, como ese paquete traía muchas pruebas, yo pensé que cuanto más pruebas me hiciera, iba a ser mucho mejor para mí; por eso escogí su famoso “paquete ejecutivo”…
DOCTOR: Lo siento señora, no puedo hacer nada, usted tiene que decidir.

¿Se dieron cuenta de los problemas que una prueba como esa podría ocasionar si se pone en práctica?. En otras palabras la prueba es tan avanzada que no tiene una solución práctica actual.

Eso me recuerda a los famosos y muy rentables “paquetes ejecutivos” que muchas compañías de seguros y médicos particulares ofrecen a sus pacientes, ofreciéndoles los famosos “marcadores tumorales” para la detección del cáncer. Sustancias como la AFP, el CEA, y el CA125 y otras son ofrecidas a un mayor precio como parte de los llamados “paquetes ejecutivos”. El problema con esas sustancias es que no sirven para encontrar o detectar el cáncer, sino mas bien PARA SEGUIR EL CURSO DEL CÁNCER DESPUÉS DEL TRATAMIENTO. Muchas otras pruebas ofrecidas en esos paquetes, tales como radiografías, diversos tipos de sonografías y tomografías axiales computarizadas tampoco han sido estudiadas y no se han probado que sirvan para encontrar el cáncer. Muchos de los resultados que se obtienen con esos exámenes, más es lo que confunden que lo que ayudan.

Las condiciones fundamentales para que se haga una prueba de detección precoz del cáncer, es que sea específica para detectar la enfermedad, que exista un tratamiento rápido, simple y sin complicaciones del problema que se encuentra y sobre todo, que evite que la persona muera por esa enfermedad, de no haberse hecho la prueba.

En la actualidad solo hay tres tipos de cáncer que tienen una prueba científicamente comprobada para su detección precoz. Se ha comprobado también que el tratamiento precoz de esos tres tipos de cáncer, evita que la persona muera por esa enfermedad. Esos cánceres son el del cuello del útero con el Papanicolaou, el del seno con la mamografía, y el del colon o intestino grueso con la sangre oculta en las heces y la colonoscopía.

Hay todavía controversia con respecto al cáncer de la próstata, si bien es posible detectarlo temprano, no hay prueba todavía de que hacer eso alargue la vida del hombre. Se espera que en los próximos 3 a 5 años tendremos evidencia científica sólida para aconsejar a los hombres con respecto al chequeo anual de la próstata. En este momento, la Sociedad Americana del Cáncer recomienda OFRECER la prueba a los hombres y explicar los pro y contra; y el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. dice lo mismo, pero esta opuesta a hacer el chequeo en hombres mayores de 75 años.

Por sentido común, el examen médico cuidadoso de piel, boca, garganta, cuello y testículos puede hacer que se encuentre temprano algún tipo de cáncer en esos órganos. Además, el identificar temprano un sangrado vaginal en una mujer varios años después de la menopausia podría encontrar un cáncer temprano del endometrio o parte interna del útero.

Para finalizar, la solución para poder usar exámenes tan sensibles, como la prueba de orina que comentamos en el artículo, es que se descubran tratamientos genéticos o biológicos, tan específicos y “teledirigidos” a los tejidos cancerosos ocultos, que puedan dar en el blanco y destruyan al cáncer escondido. Solo eso permitiría que valga la pena que se descubra al cáncer cuando todavía no se le puede ni ver.

Como oncólogo preventivo daría cualquier cosa por poder ver ese día, pero todavía estamos muy lejos…

En este momento lamentablemente, parece que no por mucho madrugar, amanece más temprano y por lo tanto, tenemos que limitarnos a usar lo que tenemos y a aplicar lo que sabemos en términos de prevención y detección precoz del cáncer. Dicho sea de paso, es tanto lo que sabemos y podemos aplicar y tanto lo que tenemos y podemos usar, que se calcula que el 75% de los cánceres que matan a la gente pueden prevenirse y detectarse temprano.

Pero ese será el tema de otra nota…