Foto: MarkyBon

Estos días se celebra la sexta edición de “La Semana Perú Contra el Cáncer” y tal como lo prometimos en la entrega anterior, y en respuesta a los muchos pedidos en sus comentarios, hoy vamos a ver cuáles son las pruebas que existen para detectar el cáncer.

Para empezar, es muy importante definir algunos términos para que todos hablemos (y entendamos) el mismo lenguaje. Los términos que vamos a definir son fundamentales para poder entender como se previene y como se detecta el cáncer y cual es la diferencia entre lo que llamamos prevención y lo que llamamos detección precoz.En términos de salud publica, cuando hablamos de prevención, estamos en realidad hablando de un término muy amplio, el cual engloba dos conceptos principales: la prevención primaria y la prevención secundaria (no se confundan que es muy fácil de entender).

Prevención primaria: evitar entrar en contacto con la causa del cáncer

Si sabemos que hay algo que causa cáncer (en medicina se llama un factor de riesgo), y nos alejamos de “ese algo” entonces evitaremos que nos de el cáncer. Por ejemplo, si sabemos que el cigarrillo causa cáncer y no fumamos o dejamos de fumar, entonces estaremos previniendo la enfermedad causada por el humo, ¿verdad? Del mismo modo, si sabemos que los rayos ultravioletas (UV) de la luz del sol, el virus papiloma humano (VPH), y los virus de la hepatitis B y C pueden predisponernos a sufrir de cáncer de la piel, cuello del útero e hígado respectivamente; pues todo lo que hagamos para cuidarnos del sol y de no infectarnos con esos virus también estará previniendo el cáncer.

Del mismo modo, si sabemos que la obesidad esta relacionada al cáncer de las mamas, de la próstata y del colon o intestino grueso; entonces tratar de mantener un peso saludable a través de una alimentación saludable y actividad física diaria van también a disminuir nuestro riesgo de cáncer, ¿verdad?

Pues bueno, a la acción de evitar entrar en contacto con esos riesgos (y algunos otros menos frecuentes) se les llama en general PREVENCION PRIMARIA, y para tener una idea de lo importante que es esto, les digo que aproximadamente 70% de todas las muertes por cáncer se deben a algunos de los factores de riesgo anteriormente enumerados. Para ser más exactos, en EEUU, solo el cigarrillo causa 30% de todas las muertes por cáncer, la obesidad otro 30% más y los rayos UV, el VPH y los virus de la hepatitis el 10% restante.

Una de las consecuencias de saber esta vital información, es darse cuenta de que el control de esos factores de riesgo depende de cada uno de nosotros. Lógicamente, la sociedad civil y los gobiernos deben proteger a sus ciudadanos a través de adecuadas legislaciones para tener ambientes libres de humo del cigarrillo o campañas de vacunación por ejemplo.

Entonces, prevención primaria significa no ponerse en contacto con los elementos que causan cáncer y eso depende de cada persona (responsabilidad personal) con la respectiva ayuda legislativa y educativa de los gobiernos locales, regionales o estatales (responsabilidad gubernamental de cuidar a sus ciudadanos).

Prevención secundaria: encontrar el tumor antes de que cause problemas

Bueno, imaginemos ahora que por alguna razón el tumor canceroso ya esta creciendo silenciosamente dentro de nuestro cuerpo (recuerden que no existe ningún tipo de cáncer que duela o moleste cuado esta empezando). La pregunta del millón es: ¿Existirán pruebas para encontrar temprano a ese enemigo traicionero que esta creciendo dentro de nosotros? La respuesta tiene buenas y malas noticias.

Primero la buena noticia: La ciencia si cuenta con exámenes de detección que pueden encontrar el 60-70% de los cánceres que matan al ser humano. La mala noticia es que no existen exámenes para encontrar todos los tipos de cáncer.

En otras palabras, hay cánceres que si se pueden detectar temprano (los llamados cánceres detectables) y cánceres contra los cuales no tenemos aun pruebas de detección y atacan a la persona mejor chequeado del mundo (los llamados cánceres ocultos).

Los cánceres detectables son pocos pero explican el 60-70% de las muertes por cáncer. Estos incluyen al cáncer de la piel, de la boca, de la garganta, de la tiroides, del seno, del cuello del útero, del colon o intestino grueso, del endometrio (parte interna del útero) y de la próstata.

Los cánceres ocultos son todos los demás (casi 200 tipos) e incluyen el de los pulmones (relacionados o no al fumar cigarrillos), del cerebro, del estómago, del páncreas, de los riñones, de los ovarios, de los huesos, leucemias, linfomas, etc.

Para que una prueba o examen sirva en la detección del cáncer debe cumplir ciertos requisitos: debe ser fácil de hacer y no provocar complicaciones en la persona a quien se le hace la prueba; debe ser relativamente barata y asequible; y debe descubrir la enfermedad en un punto tal, que el tratamiento sea curativo y que ese tratamiento se traduzca en evitar que la persona muera de cáncer, comparada con una persona que no se hizo la prueba. Y por supuesto, no deben ofrecerse pruebas de detección si es que no se asegura un pronto y adecuado tratamiento de las enfermedades que se encuentran como consecuencia de los chequeos.

Entonces PREVENCION SECUNDARIA (o detección temprana) significa que el cáncer crece tan lentamente que es posible descubrirlo en sus inicios y eso permite tratarlo y curarlo, evitando la muerte prematura de la persona afectada. Para que la detección precoz funcione es también necesario tener una persona educada que sepa que necesita la prueba (responsabilidad personal) y un sistema de salud adecuado que además de ofrecer las pruebas de detección, se asegure también que proveerá tratamiento a cada persona a quien se le encuentre algún problema.

Las pruebas de detección precoz del cáncer

Y ahora la gran sorpresa: solo hay tres cánceres para los que existen pruebas que cumplen todos los requisitos arriba mencionados: el Papanicolaou o citología para el cáncer del cuello del útero; la mamografía para el cáncer del seno y el examen de sangre oculta y la colonoscopía para el cáncer del colon o intestino grueso. Como dijimos en el post anterior, el chequeo del cáncer de la próstata esta todavía en discusión, no por que no existan pruebas de detección (el tacto rectal y la prueba de Antígeno Prostático Específico o PSA lo detectan temprano) sino por que no se ha probado que la detección precoz impida la muerte prematura del hombre afectado.

Las siguientes son las pruebas (en versión simplificada) que, de acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, toda persona debe tener periódicamente. Para conocer las pruebas con más detalle, por favor búsquelas aquí. Noten que las pruebas van de acuerdo a la edad y en el caso del cuello del útero, a la actividad sexual de la mujer.

1. Cáncer del cuello del útero: La mujer debe hacerse un Papanicolaou o citología anual inmediatamente después de la primera relación sexual. Esto debido a que el 95% de los casos de cáncer del cuello del útero son producidos por varias cepas de los virus papiloma humano (VPH). Dese cuenta que el cáncer del cuello del útero es en realidad una enfermedad de transmisión sexual…
2. Cáncer de las mamas: Para este cáncer son tres las recomendaciones: el examen anual por el médico (examen clínico de los senos), autoexamen mensual, y la mamografía anual empezando a los 40 años. Si la mujer tiene historia familiar de cáncer en la mama o hermanas, la primera mamografía debe hacerse a los 35 años. La resonancia magnética nuclear (MRI) solo esta indicada para aquellas mujeres con una fuerte predisposición genética (medida con los genes BRCA1 y BRCA2).
3. Cáncer del colon o intestino grueso: examen anual de sangre oculta en las heces (SOH) y colonoscopía cada 10 años. Dependiendo de las facilidades del sistema de salud existen otros métodos que se pueden emplear.
4. Cáncer de la próstata: Los médicos deben ofrecer la prueba del Antígeno Prostático Especifico y el tacto rectal a todo hombre mayor de 50 años. Luego de explicar los pros y los contras del encontrar temprano un cáncer de próstata, el hombre deberá decidir si desea o no hacerse las pruebas.
5. Cáncer del endometrio (capa interna del útero). Toda mujer que presente sangrado vaginal después de la menopausia debe tener una biopsia del endometrio.

Esas son las únicas pruebas para las que existen exámenes de detección precoz. Muchos otros cánceres pueden ser detectados tempranamente cuando una persona esta atenta a su organismo y cuando un médico acucioso realiza un cuidadoso examen clínico del cuerpo de su paciente durante la revisión anual.
Ni las radiografías, ni los sonogramas, ni las tomografías axiales computarizadas helicoidales, ni las resonancias magnéticas nucleares y mucho menos los marcadores tumorales (CA125, CEA, AFP y otros) sirven para detectar el cáncer. Si su médico o su plan de salud se lo ofrece (como ellos dicen “por si acaso” y a un mayor precio por supuesto…), simplemente no las escoja y opte por el plan básico que solo tenga las pruebas arriba expuestas. Usted no se perderá nada en términos de su salud y al contrario, se estará ahorrando un dinerito, contribuyendo al mismo tiempo a tener un sistema de salud menos caro.

Para finalizar, las tres sociedades médicas sin fines de lucro más importantes de los EEUU: Sociedad Americana del Cáncer, Sociedad Americana del Corazón y Asociación Americana de la Diabetes, resumen sus consejos de prevención y detección precoz en cuatro recomendaciones básicas:

1. Alimentación saludable: comer de todo, en porciones pequeñas prefiriendo frutas y vegetales en vez de alimentos de origen animal.
2. Hacer 30 minutos de actividad física programada diaria.
3. No fumar o dejar de fumar cigarrillos y no exponerse al humo del cigarrillo, y
4. Visitar al médico una vez al año para hacerse las pruebas del cáncer arriba expuestas, y agregar un simple examen de sangre en ayunas para detectar la diabetes y los trastornos de las grasas de la sangre (diabetes y enfermedades del corazón).

Para conocer las pruebas con más detalle, por favor búsquelas aquí.

Al final, todo es cuestión de ejercer nuestra responsabilidad personal (si uno no se cuida a si mismo, quien lo va a cuidar…) y que el estado ejerza su responsabilidad social creando un sistema de salud que además de preocuparse por las enfermedades de sus ciudadanos, ponga mucho mayor énfasis en la salud preventiva de la población.

##########################

El Departamento de Comunicaciones del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) acaba de enviar a la prensa “La Canción de la Prevención“, una cumbia compuesta por Augusto Polo Campos e interpretada por la niña Tania Cirilo Chiroque.

Escúchela debajo.

Cancion Prevencion.mp3 – Tania Cirilo Chiroque