De acuerdo a muchas mujeres mayores, la edad “clave” de su vida fue el inicio de los cuarentas, algunas bromean diciendo que a esa edad “voltearon la esquina”. Según me confían en consulta, fue a esa edad que ellas sintieron que de un momento a otro sus energías desaparecieron casi completamente, que se levantaban más cansadas de lo que se acostaban y que las discusiones con la pareja se hacían más frecuentes porque inexplicablemente habían perdido el deseo sexual y rehuían el encuentro amoroso.

Esa época de la vida, a la que muchas mujeres llaman “el cambio de vida”; es conocida en términos médicos como la premenopausia o perimenopausia. Foto: Menopausia por Coffeelatte

Hemos definido a la menopausia como la etapa de la vida de la mujer que sigue al retiro de la regla. Ese momento, como dijimos antes, ocurre a una edad variable, generalmente poco antes de los 50 años.

Pero lo cierto es que desde muchos meses o años antes de que ocurra la última regla, la mujer ya va notando muchos cambios en su vida. A ese conjunto de síntomas, muy variables en su manifestación y producidos por la progresiva disminución de la producción de hormonas por los ovarios, se le denomina la época de premenopausia o perimenopausia.

La premenopausia empieza generalmente alrededor de los 40 años, aunque en ocasiones ya puede notarse desde los treintas y sus síntomas se aceleran poco antes de que la regla se vaya definitivamente. La duración promedio de la premenopausia es de 4 años, aunque muchas mujeres nunca la sienten y a otras les puede durar hasta 10 años.

Los signos más comunes de la premenopausia, son:

• Bochornos, calores u ondas de calor.
• Dolor en los senos.
• Agravamiento de los síntomas del síndrome premenstrual (dolor de cabeza, sensación de “hinchazón” del cuerpo, dolores menstruales e incluso náuseas y vómitos que se presentan unos días antes de la regla).
• Disminución del deseo sexual.
• Fatiga.
• Menstruaciones irregulares.
• Sequedad vaginal, dolor durante el acto sexual.
• Incontinencia urinaria al toser, estornudar o subir escaleras.
• Urgencia urinaria (necesidad inmediata de orinar u orinar más frecuentemente).
• Cambios de carácter, irritabilidad, tendencia a la melancolía y al llanto fácil.
• Insomnio.

Es muy importante saber que si bien es cierto los trastornos menstruales son una característica de la premenopausia, estos pueden tener otras causas, por lo que la mujer debe consultar con su medico si presentara alguno de los siguientes cambios menstruales:

• Tiene períodos muy abundantes, con eliminación de coágulos.
• Las reglas duran muchos días más que lo usual.
• Tiene sangrado entre las reglas.
• Tiene sangrado vaginal después de las relaciones sexuales.

Algunas causas de esos problemas pueden ser los fibromas o miomas del útero, el embarazo, los efectos secundarios de las hormonas, e incluso el cáncer.

El diagnóstico de la premenopausia es casi siempre un diagnóstico clínico, es decir, el médico, considerando la edad de la mujer y los síntomas presentes, puede hacer el diagnóstico y no necesita hacer ningún examen de laboratorio. Los exámenes hormonales en la sangre son difíciles de interpretar por la enorme variación de las hormonas dependiendo del día del ciclo menstrual en el que se obtiene la muestra.

Es muy importante saber que a pesar de que es más difícil que la mujer ovule durante la premenopausia, puede todavía que ella salga embarazada en esta época de su vida. Es por eso que la pareja debe todavía usar algún método de control del embarazo durante estos años, cuidado que debe continuar hasta que haya pasado por lo menos un año después de la última regla.

En cuanto al tratamiento, algunas mujeres logran beneficio (sobre todo de los bochornos o calores) con las pastillas anticonceptivas de baja dosis hormonal; medicamentos que por tener efectos secundarios importantes deben siempre ser recetadas por el médico.

Considerando la relativa ausencia de tratamientos efectivos de los síntomas de la menopausia y premenopausia, es muy importante entender que el adoptar estilos de vida saludables va a ser muy útil en esta etapa de la vida. Algunos de esos cambios incluyen:

• Ejercicio programado diario de por lo menos 30 minutos.
• Dejar de fumar cigarrillos.
• Desarrollar una adecuada rutina de sueño: ir a la cama y levantarse a la misma hora cada día.
• Disminuir la cantidad de alcohol que toma.
• Obtener y mantener un peso saludable.
• Tomar suplementos de calcio y vitamina D (1,200 a 1,500 MG de calcio por día).
• Mantenerse bien hidratada, tomando abundante líquido durante el día.

En cuanto a la perdida del deseo sexual, es importante entender que esta se debe a la falta de producción por los ovarios de las hormonas femeninas y masculinas. Como dijimos anteriormente, la mujer también produce pequeñas cantidades de testosterona u hormonas masculinas, las cuales se piensa que son responsables de iniciar y mantener la libido. El reemplazo hormonal es discutible y de hacerse, debe ser cuidadosamente administrado por un médico experimentado. Los efectos secundarios de las hormonas masculinas (principalmente virilización) pueden ser contraproducentes para una mujer en esa etapa de la vida. Adecuados consejos de un terapista sexual, uso de lubricantes durante las relaciones sexuales, y sobre todo reforzar las relaciones de pareja, son muy importantes durante la premenopausia.

En el próximo post: el uso de las hormonas de reemplazo durante la menopausia.

Estos son dos buenos recursos para leer mas sobre la menopausia:

Del Instituto Nacional del Envejecimiento de los EEUU

De la Iniciativa Nacional de la Mujer de EE.UU.

NOTA: Debido a que en los medios de comunicación masivos (radio, TV, Internet) NO se pueden hacer las 3 cosas que se necesitan para hacer un diagnóstico médico: conversar y examinar al paciente y ordenar e interpretar exámenes auxiliares, en este post no se pueden contestar preguntas relacionadas a casos específicos de pacientes. Solo las preguntas de corte general serán contestadas. Les rogamos consultar los casos específicos con sus médicos de cabecera. Espero sepan comprender.