Uno de los derechos fundamentales del paciente es pedir la segunda opinión de otro médico cuando hay dudas con respecto a un diagnóstico, un tratamiento, una operación o simplemente el uso de un medicamento. Lamentablemente por muchas razones, siendo la principal el temor que tiene el paciente de “ofender” a su doctor, los pacientes no ejercen este importante derecho.

De acuerdo a la Unión de Consumidores de los EEUU, las siguientes son las principales razones por las que un paciente debe pedir una segunda opinión.

1. Cuando el paciente ha perdido confianza en su médico. Los pacientes pueden perder la confianza en su doctor cuando este no los escucha, no toma en serio sus quejas o simplemente no les hace caso. También cuando el paciente percibe, fundada o infundadamente, que el médico duda, no está actualizado o que “no sabe lo que está haciendo”.

2. Cuando el paciente se ha enterado que pueden existir otros tratamientos para su problema. Si el doctor dice que el problema del paciente solo puede resolverse con un solo tipo de tratamiento el paciente debe pedir una segunda opinión. Muchas veces, existen métodos menos invasivos o más modernos para resolver el problema.

3. Cuando el médico no hace caso a los síntomas del paciente. Si el doctor dice que “no hay problema” o “que todo está bien”, a pesar de las repetidas visitas que hace el paciente por un problema de salud, debe pedirse una segunda opinión. Esto es frecuente cuando el paciente sufre problemas en su salud mental (depresión, ansiedad crónica, fobias, etc.) que se caracterizan por la presencia de síntomas bizarros. En esta situación, el médico general no está preparado para reconocer y diagnosticar adecuadamente muchos trastornos de la salud mental y el paciente debe buscar una segunda opinión. Otra posibilidad es que ocurra lo descrito debajo en el #6.

4. Cuando el paciente no mejora después de un tratamiento. De lejos, esta es y debe ser la razón más común para pedir una segunda opinión. La primera consulta de una segunda opinión es generalmente una cita larga y meticulosa, por lo que el segundo médico tiene la oportunidad de mirar el caso con otros ojos…

5. Cuando el médico recomienda una operación o un examen invasivo. Esta es también una causa muy común para buscar una segunda opinión. Obviamente este consejo solo se aplica a operaciones electivas, es decir aquellas que no tienen un carácter de emergencia. Lamentablemente es muy común que un médico le diga al paciente que le hará un cierto examen invasivo (colonoscopía, gastroscopía por ejemplo) “por si acaso” “para ver que hay”. Esa debe ser una razón muy poderosa para buscar una segunda opinión. El médico que sabe lo que hace deberá siempre explicarle al paciente que el examen que está recomendando es necesario para descartar o confirmar una, dos o tres posibilidades (en medicina se llaman posibilidades diagnósticas). El paciente debe siempre averiguar cuales son esas posibilidades diagnósticas para lo cual debe preguntarle al doctor qué es lo que espera encontrar en el examen que le está recomendando.

6. Cuando el paciente tiene una enfermedad rara. Existen raras enfermedades, de las que muchos médicos solo han visto uno o dos casos en su carrera. Estas son obviamente muy difíciles de diagnosticar. La segunda opinión en un hospital de alto volumen de pacientes, en donde esas raras enfermedades ya no resultan tan raras, puede ayudar.

Y por último, una razón muy poderosa para buscar una segunda opinión es cuando el médico tratante se opone a ella…

########
Este blog no ha sido creado para responder consultas médicas individuales. Por favor le ruego que haga un comentario o haga una pregunta limitada al tema del artículo. Espero sepa comprender. Gracias.
########