Una excelente noticia para el campo de la cancerología ha sido dada a conocer el día de hoy. Una máquina, inventada por científicos norteamericanos en Boston es capaz de hacer un simple análisis de sangre y encontrar una sola célula cancerosa entre miles de millones de células normales.
Sí, ha leído bien, esa increíble maquina puede encontrar y separar una sola célula cancerosa entre miles de millones de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en una pequeña cantidad de sangre.

Pensamos que este importante adelanto científico traerá enormes avances en dos áreas de la cancerología: el diagnostico precoz del cáncer y la evaluación del tratamiento.

Foto: Dibujo de una célula cancerosa circulante rodeada de los elementos químicos que la identifican. Extraída del documento de información al público de la compañía Veridex.

Sobre el primer punto, el de la detección precoz, el uso de la máquina es por el momento muy incierto por dos razones. En primer lugar (y por increíble que parezca), muchas personas normales pueden tener algunas células cancerosas circulando en su sangre. Esas células no hacen daño porque están siendo constantemente “limpiadas” por el sistema de defensa del cuerpo, principalmente por los llamados “linfocitos citotóxicos”. En segundo lugar, y suponiendo que la persona sí está desarrollando un verdadero cáncer, ¿cómo vamos a saber de qué tejido u órgano del cuerpo están viniendo esas pocas células cancerosas que detecta la máquina en la sangre?. Las células cancerosas no tienen ningún letrerito que diga “yo vengo del hígado, del pulmón, de la mama o de la próstata”.

En ambas situaciones es fácil entender que no habría manera racional de tratar al paciente. ¿Se le daría tóxicas quimioterapias por un cáncer de origen incierto?, ¿se le irradiaría alguna parte del cuerpo?, ¿lo operaríamos a ciegas? Por esas razones pensamos que, en este momento, esta prueba no sirve para hacer detección precoz, el remedio sería peor que la enfermedad.

Pero con respecto al segundo punto, el de usarla como un método para evaluar el tratamiento del cáncer, esta nueva tecnología creo que sí revolucionará el campo de la cancerología.

Y esto tiene que ver con lo que se llama la historia natural del cáncer.

Se supone que el cáncer empieza con una sola célula, la cual se multiplica progresivamente hasta alcanzar algunas micras, luego algunos milímetros y si se deja avanzar, forma tumores de algunos centímetros. Obviamente los tumores grandes contienen millones de células cancerosas, las cuales pasan a la sangre y usan las arterias como carreteras para sembrarse en otros órganos lejanos (metástasis).

Cuando se diagnostica un caso de cáncer, lo que hacen los oncólogos es medir muy cuidadosamente el tumor con una radiografía, una tomografía axial computarizada (CTScan) o con una resonancia magnética nuclear (MRI) o si es una leucemia, contando el numero de glóbulos blancos malignos. Al dar el tratamiento, lo que se hace es comprobar, con el mismo método que se usó al inicio, que el tumor maligno ha desaparecido y cuando ya no se le puede ver, decimos entonces que el paciente está “libre de enfermedad” o “curado”.

Lo cierto es que desde hace algunos años sabemos que eso no es enteramente cierto porque los métodos de imagen que se usan para evaluar la respuesta del cáncer al tratamiento son muy crudos y no pueden ver mas allá de sus posibilidades. En ese sentido, se ha visto que los pacientes que están aparentemente “libres de enfermedad” o “curados” pueden presentar células cancerosas circulantes en la sangre.

Es por eso que el CellSearch®, inventado por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts y autorizado por la FDA para su uso desde febrero del 2008, revolucionó el seguimiento del paciente después de haber completado su tratamiento. Este primer método, el CellSearch®, puede encontrar y contar células cancerosas en grupos, lo cual es remarcable dado que se calcula que existe una célula cancerosa entre 100 millones de células normales de la sangre. Su uso ha permitido aprender que si un paciente que termina su tratamiento por cáncer de la cabeza y del cuello y tiene todavía células cancerosas circulantes, va a tener una mayor probabilidad de tener una recaída de la enfermedad y tener por lo tanto menor sobrevida. Del mismo modo, una mujer que tiene cáncer temprano de las mamas tiene mayor riesgo de recaída si tiene células cancerosas circulantes.

El nuevo método anunciado hoy día (aún no tiene nombre) es una perfección del CellSearch® y tiene la ventaja de que no solo cuenta las células cancerosas, sino que permite aislarlas para que puedan ser estudiadas.

Este nuevo método, el cual todavía no está disponible para el público, será estudiado y perfeccionado durante los próximos 5 años en cuatro hospitales norteamericanos (Mass General en Boston, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York, el M.D. Anderson Cancer Center en Houston, y el Dana-Farber Cancer Institute en Boston). Solo después de ese tiempo se sabrá si este nuevo método colmará las expectativas que hoy se hacen médicos, investigadores y pacientes en todo el mundo.

Si todo va bien, en algunos años ya no habrá necesidad de hacer biopsias con cortes o con agujas en un paciente con cáncer (una biopsia significa obtener un trozo de tejido para hacer un análisis microscópico del cáncer). Con un simple examen de sangre se podrá hacer una biopsia líquida y ver hasta qué punto ha funcionado el tratamiento del cáncer para evaluar la necesidad de dar medicamentos específicos contra las pocas células cancerosas que todavía circulan en la sangre.

Y si todo va mejor, esperamos que esa prueba se pueda hacer algún día en una persona sin síntomas para encontrar el cáncer tan temprano que pueda ser curado con medicamentos muy específicos, prácticamente teledirigidos contra las células cancerosas, independientemente del órgano del que estén naciendo…

#############

Este blog no ha sido creado para responder consultas médicas individuales. Por favor le ruego que haga un comentario o haga una pregunta limitada al tema del artículo. Espero sepa comprender. Gracias.

##############

En este video (lo siento mucho pero está en inglés) los doctores Mehmet Toner, Ph.D. y Daniel Haber, M.D., Ph.D. del Massachusetts General Hospital, coinventores del CellSearch® hacen una excelente explicación de lo que son las células cancerosas circulantes.