Uno de los sustos mas grandes por el que pasa una mujer es cuando su doctor le dice que su citología o Papanicolaou ha salido mal. La cosa se pone más fea cuando el doctor le dice que tiene una displasia y que necesita una cauterización o una operación.

Hoy trataremos de aclarar alguno de esos términos.

Foto: Georgios Papanikolaou, inventor del método del Papanicolaou o citología.

El Papanicolaou o citología es un examen que se hace de la mucosidad que cubre el cerviz o cuello del útero, que es la parte de ese órgano que esta al fondo de la vagina. Para hacer la citología, el médico introduce un instrumento llamado espéculo para abrir la vagina y localizar el cuello del útero. Una vez localizado, se usa un delicado cepillo para obtener una muestra del moco, en el que hay miles de células del cuello del útero.

La muestra es llevada al laboratorio, es teñida con la técnica que inventó el Dr. George Papanicolaou y luego es examinada en el microscopio.

La citología es luego informada por escrito en un reporte, el cual es enviado al médico que tomó la muestra. El contenido de ese informe y el modo en que se reportan los resultados ha sido estandarizado para que pueda ser comparado en cualquier lugar del mundo. Por haberse hecho en la ciudad de Bethesda en Estados Unidos, ese reporte estandarizado se llama Clasificación de Bethesda.

De una manera simplificada, los resultados del Papanicolaou se informan de la siguiente manera:

1. Normal. Significa que las células del cuello del útero son normales y la paciente debe repetir se su citología dentro de un año.

2. ASCUS. Células Atípicas de Significado No Determinado, (del inglés Atypical Squamous Cells of Undetermined Significance).

3. LEI (Lesión Escamosa Intraepitelial) de bajo grado. También se abrevia LGSIL (del inglés Low Grade Squamous Intraepithelial Lesión)

4. LEI (Lesión Escamosa Intraepitelial) de alto grado. También se abrevia HGSIL (del inglés High Grade Squamous Intraepithelial Lesión)

5. Cáncer.

Pueden informarse también raras lesiones de las glándulas del cuello del útero. De estas no nos ocuparemos en este post.

Una vez hecho el Papanicolaou y obtenido el informe, el médico y la paciente deciden cual es el curso de acción a seguir, la cual puede incluir una colposcopía y biopsias.

La colposcopía es un examen que se hace usando un aparato llamado colposcopio, el cual permite ver el cuello del útero con un aumento de 30 veces su tamaño. Durante este examen se pincela el cuello del útero con acido acético (el mismo vinagre blanco de cocina) el cual permite distinguir zonas sospechosas, las que son luego delicadamente biopsiadas para su examen microscópico. La biopsia consiste en sacar trocitos pequeños de tejido para su análisis.

Una vez hecha la biopsia, la cosa se complica un poco por que aparece un nuevo término llamado displasia. La palabra displasia significa “forma diferente” y se refiere a la forma de las células del cuello del útero vistas al microscopio.

Hay tres tipos de displasia, lesiones que no son cáncer todavía, por lo que se les llama lesiones precancerosas.

1. Displasia leve, llamada también NIC-I o en inglés, CIN-I. Muy pocas van al cáncer.

2. Displasia moderada, llamada también NIC-II o en inglés, CIN-II, moderada probabilidad de convertirse en cáncer.

3. Displasia severa, llamada también NIC-III o en inglés, CIN-III, gran probabilidad de convertirse en cáncer.

La biopsia puede revelar también que la paciente tiene cáncer, el cual es de dos tipos, cáncer in-situ, el que es curable en un 100%; y el cáncer invasor, que necesita exámenes mas profundos para ver su extensión.

Recientemente, la Red Nacional de Centros Integrales de Cáncer (NCCN) de los Estados Unidos ha publicado su guía cervical_screening.pdf para el tratamiento de las anormalidades del cuello del útero.

El manejo de las anormalidades es relativamente complicado y escapa los objetivos de este post de divulgación científica popular. Si usted o alguien que conoce tiene alguna de las anormalidades descritas, le sugerimos imprimir las guías del NCCN y discutir su caso con su doctor.

En general, estas son las guías de tratamiento:

• En las lesiones NIC-I solo se hace el seguimiento de la lesión con citologías y colposcopías y no se trata, a no ser que la lesión avance al NIC-II o NIC-III.

• En las lesiones NIC-II puede usarse la cauterización, la operación con láser o con la técnica LEEP, que consiste en extraer trozos del cuello del útero con un asa de alambre eléctrica.

• En las lesiones NIC-III, puede escogerse alguno de los tratamientos anteriores o hacerse incluso una histerectomía (extraer el útero).

• En el cáncer in-situ se hace una histerectomía, la cual es una operacion 100% curativa.

• En el cáncer invasor, hay que hacer mas estudios para determinar el tratamiento.

En resumen, el Papanicolaou o citología debe hacerse periódicamente en toda mujer sexualmente activa y este examen solo informa de lesiones ASCUS, LEI de bajo grado y LEI de alto grado.

Las displasias solo se diagnostican después que la mujer ha tenido una colposcopía y biopsias.

Para terminar, le digo que el proceso por el cual se produce el cáncer del cuello del útero es muy lento y puede tomar hasta 10 años. Es por eso que el seguimiento de las lesiones con su doctor es el aspecto más importante en la prevención del cáncer.

Recuerde siempre estar en comunicación con su doctor quien es la única persona que puede ayudarla a decidir el mejor tratamiento para su caso.