Y este asunto del virus zika sigue dando que hablar, increíblemente, este es el cuarto artículo de esta serie dedicado al virus zika, y como van las cosas, estoy seguro que no será el último.

Antes de desarrollar el tema principal, es conveniente ponernos al día en las vías de trasmisión del virus zika, que a la fecha, ya son cinco. La primera, y sin duda la mas eficiente, es la picadura del mosquito ‘Aedes’. La segunda en eficiencia es la vía transplacentaria, llamada también trasmisión vertical y es la que sucede cuando el virus infecta a una mujer embarazada, quien le pasa el virus al feto a través de la placenta. La tercera vía, hasta ahora anecdótica, es la trasmisión sexual. También es anecdótica la cuarta vía, la trasfusión sanguínea, recientemente demostrada en el Brasil. La quinta vía de trasmisión es preocupante, se ha demostrado que el virus activo se elimina por la saliva y la orina, lo cual sin duda abre la posibilidad de que la infección puede trasmitirse con el beso o el compartir utensilios de uso diario como cucharas y vasos. Ya el gobierno brasileño le ha aconsejado a las mujeres embarazadas que no den besos a extraños.

El zika y la reproducción femenina

En los tres artículos anteriores hemos descrito como la infección con el virus zika, durante el embarazo, estaría relacionada al desarrollo de malformaciones congénitas en el feto, principalmente la microcefalia. Los científicos están estudiando la razón por la cual, de los aproximadamente 200 casos anuales de microcefalia que se presentaban en Brasil, el año pasado se registraron casi 4.000. Hasta el momento, no se han presentado todavía casos de microcefalia entre las casi 2.500 mujeres embarazadas que han sufrido zika en Colombia.

Debido a esa alarmante realidad, la Organización Mundial de la Salud declaró hace un par de semanas que la infección por el virus zika constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII) e hizo la siguiente recomendación  relativa a la mujer en edad reproductiva: “Se debe asegurar que las mujeres en edad fértil y, en particular, las embarazadas tengan la información y los materiales necesarios para reducir el riesgo de exposición”. Además, dio esta recomendación relativa a la mujer embarazada: “Se debe brindar orientación a las embarazadas que han estado expuestas al virus del Zika y se debe hacer el seguimiento del resultado del embarazo sobre la base de la mejor información disponible y las políticas y prácticas nacionales.

Ante esa situación, los gobiernos de los países mas afectados (Brasil, Colombia, Venezuela, Honduras, El Salvador) están aconsejando que las mujeres en edad reproductiva eviten el embarazo hasta que este asunto se aclare. El gobierno de El Salvador ha dado las recomendaciones mas drásticas, habiéndole pedido a las mujeres salvadoreñas que no salgan en cinta hasta el año 2018. El problema es que en muchos países de América Latina, el acceso de las mujeres a los métodos anticonceptivos, incluyendo la educación, esta relativamente restringido.

Eso ha hecho que Zeid Ra’ad al-Hussein, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) solicite a los gobiernos de los países afectados que brinde a las mujeres en riesgo, acceso a anticonceptivos y abortos. El Comisionado ha agregado que “el consejo dado por algunos gobiernos a las mujeres para que eviten los embarazos ignora que muchas mujeres y niñas no tienen ningún control sobre el momento o las circunstancias en las que pueden quedar embarazadas, especialmente en ámbitos donde la violencia sexual es bastante habitual”. Cécile Pouilly, portavoz del Comisionado ha agregado que “¿Cómo pueden esos países pedirles a las mujeres que eviten quedar embarazadas, pero no ofrecerles (…) la posibilidad de impedir los embarazos?”

Esas recomendaciones pone en la mesa entonces el controvertido asunto del derecho de la mujer a un aborto legal y libre de complicaciones.

La historia de la rubeola

La historia es siempre el espejo en que debemos mirar el futuro y en ese sentido, el impacto que tuvo la infección del virus de la rubeola sobre los derechos de salud reproductiva de la mujer norteamericana a comienzos de los sesentas, es muy ilustrativo para entender lo que esta pasando en la actualidad con el zika.

Cuando el virus de la rubeola ataca a una mujer en el primer trimestre de su embarazo , el feto tiene 85% de probabilidades de nacer con el llamado síndrome de rubeola congénito, el cual causa severas malformaciones congénitas en el cerebro (microcefalia), sordera, ceguera y defectos en el corazón.

En la epidemia mas grande de rubeola en Estados Unidos entre 1964 y 1965, se produjeron 12 millones y medio de casos de la enfermedad, 2.000 casos de encefalitis, 2.100 muertes de recién nacidos y 20.000 casos de bebes nacidos con el síndrome de rubeola congénita. Según datos del departamento de salud de Estados Unidos, se calcula que 11.250 mujeres tuvieron un aborto espontáneo o terapéutico (aquel que se hace cuando la salud de la madre esta en peligro). Obviamente no hay datos acerca del número de abortos clandestinos que se produjeron en la época.

La profunda, amplia y emotiva discusión que ese hecho originó en la sociedad norteamericana despertó por primera vez la simpatía del gran público a aceptar el derecho de la mujer a acceder a un aborto legal. En 1967, California aprobó la Ley del aborto terapéutico y fue uno de los primeros estados que legalizaron el aborto, el cual solo se podía hacer en un hospital, luego de una rigurosa aprobación del caso por un panel de expertos. No fue sino hasta 1973 que la Corte Suprema de Estados Unidos aprobó el famoso caso de Roe v. Wade, que legalizó el aborto en ese país.

La epidemia de rubeola de 1964 es considerada entonces por los historiadores médicos como el inicio del cambio de mentalidad con respecto al aborto de la sociedad norteamericana.

Corolario

Si tomamos a la historia como un vaticinador del futuro, es posible que nuevamente, sea un virus el detonante para que se inicie una alturada discusión acerca de los derechos reproductivos de la mujer en las Américas.

Quiero hacerle una pregunta señora o señorita. ¿Qué haría usted si esta empezando su embarazo y sufre una infección por el virus zika?. ¿Seguiría su embarazo o decidiría interrumpirlo?. No quiero que responda que debería hacer el resto de mujeres, la pregunta es directa ¿qué haría usted con su embarazo?

La misma pregunta va para usted estimado señor, ¿Qué haría usted si su novia o esposa esta empezando su embarazo y sufre una infección por el virus zika? La apoyaría en su decisión de continuar o interrumpir el embarazo? Nuevamente, no le pido que responda que deberían hacer las demás mujeres del país, la pregunta es directa ¿qué decisión tomaría usted con su ser querido?

Y si la respuesta es que han decidido continuar con el embarazo, les pregunto, ¿Cuál seria su actitud con una persona que piense de un modo diferente al de ustedes y decida interrumpir el embarazo? ¿Tratarían de convencerla de que no aborte?, ¿La entenderían? ¿La insultarían? ¿La despreciarían? ¿La ayudarían a enfrentar la situación?

Como lo ha solicitado la ONU, el deber de un estado responsable es derogar leyes y políticas que restringen el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva en contravención de las normas internacionales, y crear los mecanismos legales que garanticen que las mujeres obtengan la información, soporte y servicios que necesitan para ejercer su derecho a determinar si, y cuando quedan embarazadas.