Ya el electorado peruano se ha pronunciado, el Sr. Pedro Pablo Kuczynski es el presidente electo y todo esta listo para que el próximo 28 de julio asuma el mandato presidencial por los siguientes cinco años. ¿Qué promesas importantes ha hecho en el campo de la salud? Esta nota hará una breve revisión de sus promesas en ese importante rubro. Si todavía estamos por aquí, en cinco años veremos que se cumplió y que fue solo una promesa electorera.

Aumento del presupuesto del sector salud

Empecemos por lo que me parece es su promesa mas importante: el aumento del presupuesto para el sector salud. En la página 10 de su plan de gobierno, el presidente electo recuerda que “en la actualidad el Estado Peruano a través de ESSALUD, el Ministerio de Salud, el SIS y la Sanidad Policial y Militar, invierte aproximadamente 2.2% del PBI anual en salud pública. Aumentaremos este porcentaje a 4% del PBI, lo que junto con la inversión privada llevaría el nivel nacional a superar el 6%.

Y en la página 42 hace su promesa al pueblo peruano: “Crecimiento del presupuesto en salud de 0.5% anual hasta alcanzar el promedio del continente (7.5%). Si hacemos los cálculos, el aumento del presupuesto del sector público debería llegar al 4.7%. Estaremos muy atentos.

Cambio de paradigma

En ese sentido, y algo que saludamos efusivamente, el plan de Peruanos por el Kambio promueve el fortalecimiento de la atención primaria de la salud (APS) implementando a nivel nacional el llamado Modelo de Atención Integral de Salud basado en Familia y Comunidad (MAIS B-FC), que ya esta siendo trabajado desde hace años en el Ministerio de Salud, apuntando a que el 95% de los peruanos tenga cobertura de salud al final de su gobierno. Muy interesante.

La reforma de la salud

En octubre del 2015, Peruanos por el Kambio fue uno de los partidos firmantes del Acuerdo Nacional Sobre Reforma de Salud, un esfuerzo fundamental para cambiar el destino de la salud del país. El Sr. Kuczynski critica la reforma, dice que no tiene objetivos pero no dice claramente si se va a adecuar a ella o la va a rechazar. Pensamos que muy pronto deben dejarle saber al público peruano su posición frente a ella.

Enfermedades crónicas

Este es un acápite importante en el plan. Hablan de mantener, fortalecer y hacer crecer en 10% anual el Plan Esperanza de control del cáncer, eso es muy bueno. Lamentablemente no dicen mucho acerca del control del tabaco y no se sabe en que lado están en el control de la comida procesada, ultra procesada y las bebidas azucaradas, causa importante de enfermedad crónica en nuestra sociedad. Esperamos que la inclinación que tiene el presidente electo hacia la industria del tabaco no se manifieste durante su mandato.

Tarjeta única de salud  (TUS)

El plan propone crear “un sistema informático integrado que aproveche al máximo las disponibilidades existentes para de esa manera reducir las colas, esperas e ineficiencias actuales, utilizando para ello la futura tarjeta única de salud (TUS)”. Suena interesante, pero primero habría que hacer que las postas medicas y hospitales del Perú tengan baños limpios y funcionantes. Sería irónico tener centros de salud electrónicamente conectados pero sin baños limpios.

Liderazgo en salud

No hemos escuchado mucho hablar al Sr. Kuczynski sobre salud. Aparte de saber que es hijo de un especialista en salud pública (no sabemos lo que eso significa exactamente), nos preocupa mucho su inclinación a favor de la industria del tabaco. Eso se hizo notorio cuando en el año 2010 se debatía un aumento de impuestos al cigarrillo y el entonces comentarista radial dijo en su programa “en realidad lo que va a  hacer esa medida es meter todo ese negocio de los cigarrillos bajo contrabando y quién va a perder va a ser el Estado, va a perder IGV (Impuesto General a las Ventas) y quién va a ganar van a ser los fabricantes de cigarrillos en Chile que abastecen al Perú, entonces esa es una pésima medida.  Suena bonito, pero va a meter todo el negocio bajo la alfombra”. Con toda la evidencia que existe en favor de aumentar los impuestos al cigarrillo para reducir su consumo, el que un economista diga eso solo revela su inclinación hacia el lado de la industria, no de la salud pública. Estoy seguro que su padre no estaría de acuerdo con eso.

Por otro lado, cuando en el segundo debate le preguntaron que haría para luchar contra la anemia y la desnutrición infantil, su respuesta fue muy pobre. Dijo que el problema no es de recursos sino de organización, y que debido a que los puestos de salud están desatendidos, sugirió que las escuelas sean usadas como centro de atención médica para que, además de darles su desayuno, reciban allí sus vacunas y sus “chispitas” con suplementos de fierro. Al darse cuenta que durante las vacaciones escolares las escuelas están cerradas, dijo que “eso va a requerir otro tipo de organización que ya propondremos”.

El presidente electo desaprovechó la ocasión para hablar del fortalecimiento de la APS (aunque es posible que para el eso signifique que las escuelas deban convertirse en postas médicas y los profesores en enfermeros) y en ningún momento mencionó que las causas básicas de la anemia y la desnutrición son la pobreza, la desigualdad y la escasa educación de las madres, algo que como ex funcionario del Banco Mundial debería saber de memoria.

En general, el plan de salud es bueno, tiene objetivos y estrategias alcanzables, y esperamos que se cumplan. El pueblo peruano estará atento.