A pesar de que desde nuestra primera infancia, nuestros pies nos han permitido movilizarnos con un elegante equilibrio al caminar, una de las partes del cuerpo que mucha gente descuida en su salud, es precisamente la de sus pies. Debido a que durante el trascurso de la vida, maltratamos a los pies usando zapatos ajustados o con tacos muy altos, no sabemos cortar las uñas, dejamos que los callos y juanetes crezcan sin control o dejamos que los hongos afecten la piel o las uñas, nuestros pies sufren dolorosas deformidades y en ocasiones, graves complicaciones que pueden llevar a la amputación de los dedos o del pie completo. Hoy veremos algunos consejos básicos para cuidar bien nuestros pies.

Tacos altos

Los tacos altos, objeto obligado de moda para muchas mujeres, producen serias alteraciones en la salud de los pies. Al usar tacos altos, el pie y los dedos se inclinan hacia delante causando una posición anormal de toda la extremidad inferior, que en su intento de compensar la mala posición, esfuerza las articulaciones del pie, rodillas, caderas, e incluso de la columna vertebral. Los tacos altos pueden también dañar músculos y tendones.

Zapatos

Es muy importante saber que los zapatos que se venden en las tiendas están hechos pensando en la persona promedio, pero el asunto es que los pies son tan diferentes como lo son las orejas o los ojos de una persona. Al comprar zapatos, muchas veces solo nos preocupamos en el largo o tamaño de los pies, pero es muy importante también considerar su forma y anchura. Si una persona tiene problemas con zapatos comerciales, debe visitar a un podiatra quien podrá recomendar zapatos ortopédicos o a medida. Los zapatos ortopédicos son como los anteojos a medida, es decir, son individualizados.

Pies anchos

Muchas personas tienen pies anchos o sufren de juanetes, los cuales se presentan como deformidades muy dolorosas en la articulación del dedo gordo. Estas personas sufren mucho porque los zapatos regulares tienen muy delgada la parte que acomoda a la punta del pie. Si ese es su caso, debe ver al ortopedista para consultar sobre el juanete, pero debe también escoger zapatos extra anchos para acomodar la punta del pie y asegurarse que sus dedos están cómodos.

La piel de los pies

Quizás por la premura de la vida diaria o por descuido, mucha gente mantiene la piel de sus pies, seca, resquebrajada o pelándose por infecciones por hongos. Si usted amable lector tiene ese problema, reflexione y empiece a cuidar la piel de sus pies. Existe una amplia variedad de cremas humectantes que se pueden usar, además de medias y  zapatos suaves. Considere el masaje diario de los pies con alguna crema y el tratamiento de los hongos o pie de atleta que pueda tener.

La circulación

El uso de zapatos o medias muy ajustados, la presencia tan común de várices (especialmente en las mujeres), hace que la circulación de sangre en los pies no sea la mas adecuada, y se tengan pies hinchados y dolorosos al final del día sobre todo en personas mayores. Elevar los pies y moverlos constantemente en un banco suave o una almohada mientras estamos viendo televisión o leyendo puede asegurar una adecuada circulación. El caminar diariamente por 30 minutos, usando zapatos de caminar suaves y cómodos es también muy importante.

El pie diabético

Una de las complicaciones mas graves en la salud de los pies ocurre en las personas diabéticas, sobre todo en aquellas que sufren la enfermedad durante varios años y no cuidan adecuadamente su enfermedad. Debido a que la diabetes causa daño en los nervios y se pierde la sensibilidad en los pies, el paciente no se da cuenta de las temperaturas extremas o el dolor producido por un corte o una infección, lo que lleva a graves complicaciones que terminan en la amputación del pie. La consulta regular con el podiatra es muy importante para el diabético.

Infecciones

Muchos lugares públicos como baños de gimnasios o piscinas pueden ser focos infecciosos de hongos que causan el pie de atleta, el cual se manifiesta con piel que se pela, picazón extrema y lesiones superficiales que pueden complicarse por infecciones bacterianas que producen pus. Un consejo práctico es usar siempre sandalias en lugares públicos, teniendo cuidado de mantenerlas siempre limpias. Si tiene hongos, pídale a su médico que le recete un medicamento.

Las uñas

Las uñas deben ser consideradas como los adornos de nuestros pies. Uñas largas y descuidadas desmerecen el aspecto de nuestros pies. Las uñas deben cortarse siempre con un cortaúñas y el corte no debe ser curvo, sino a lo largo de la uña, no cortando nunca los bordes, los cuales (para que no causen daño por el filo) deben ser cuidadosamente limados. Este tipo de corte evitará que se produzcan los molestosos uñeros, los cuales, aparte de dolorosos, pueden provocar graves infecciones.

Limpieza de los pies

Es muy aconsejable que nos demos el tiempo para lavar y revisar nuestros pies todos los días, cuidándolo tan bien como cuidamos nuestro rostro. El aspecto del pie, el estado de la piel y las uñas, la presencia de lunares nuevos o de manchas oscuras en las uñas (sospechosos de melanoma o cáncer de la base de la uña) deben ser revisados diariamente.

Es muy importante darle cuidado al pie, pues increíblemente, el cuidar los pies nos llena de una satisfacción muy especial. Quizás eso explique el porqué, para muchas personas, unos pies bien cuidados pueden convertirse en objetos de seducción sexual.