De hacerse bien las cosas, este 2019 podría ser el año en que la alimentación de los peruanos empezó a enrumbarse por el camino correcto. Las bases legales y regulatorias para promover una alimentación saludable y revertir las negativas tendencias en el aumento de sobrepeso y obesidad en la población peruana han sido completadas. Aclaremos que en este artículo, nos ocupamos de dos tipos de malnutrición: sobrepeso y obesidad, dejando por el momento, los otros dos, la anemia y desnutrición.

Con la firma del Manual de Advertencias Publicitarias del 17 de junio del 2018, se puso efectivamente en marcha la Ley 30021 de Promoción de Alimentación Saludable de Niños, Niñas y Adolescentes, promulgada en mayo del 2013. La Ley tiene cinco importantes componentes: educación nutricional y promoción de actividad física en las escuelas, observatorio para el monitoreo de las tendencias de sobrepeso y obesidad en la población, sistema de quioscos escolares que dispensen alimentos saludables y regulación de la publicidad de alimentos procesados y ultra-procesados. Esta última, incluye regulación de la propaganda de alimentos procesados en los medios de comunicación y la obligatoriedad de imprimir etiquetas de advertencia octogonales en la parte frontal de los envases de alimentos procesados y ultra procesados, las cuales, advertirán a los consumidores si el producto tiene un exceso de azúcar, grasas, sal o presencia de grasas trans. La responsabilidad de implementar esa importantísima Ley, queda ahora en manos del Ministerio de Salud.

Guías alimentarias

Una de las conclusiones de la reunión mundial de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de 1992, fue la recomendación de que los países miembros elaboren Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (al decir alimentos, entiéndase alimentos naturales, no productos procesados o ultra procesados). Dichas guías debían proporcionar recomendaciones específicas sobre alimentación y estilos de vida saludables, basadas en pruebas sólidas y respondiendo a las prioridades de salud pública y nutrición de cada país. Debían también tomar en cuenta los patrones de producción, consumo de alimentos y características socioculturales propias de cada país.

Con 26 años de retraso y por Resolución Ministerial 1353-2018/MINSA, el Perú acaba de publicar sus Guías Alimentarias para la Población Peruana”, documento que pone la cereza sobre el pastel al entramado legal y regulatorio anteriormente descrito. Elaborado por el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (CENAN) del Instituto Nacional de Salud (INS), las guías tienen un objetivo muy simple y claro: enseñarle al ciudadano de a pie como debe ser una alimentación saludable “a la peruana”.

Las Guías se basan en seis principios fundamentales:

  • Ofrecer alimentación adecuada y suficiente en correspondencia con las tradiciones culturales de la población.
  • Elegir alimentos propios de la cultura peruana, teniendo como marco de referencia la diversidad alimentaria y cultura culinaria nacional. O sea cocinar lo que la gente sabe cocinar.
  • Propiciar el consumo de alimentos en compañía de familiares o amigos.
  • Considerar a la alimentación como un proceso social y cultural, no solo biológico. Es decir no comer para vivir, sino vivir para comer.
  • Dar importancia a la biodiversidad del Perú y a la agricultura familiar o de pequeños agricultores.
  • Tener alimentación basada en alimentos naturales o mínimamente procesados.

Teniendo como marco general que nuestra alimentación debe estar basada en alimentos naturales, que debemos evitar alimentos procesados o ultraprocesados y que debemos practicar un estilo de vida saludable, las Guías brindan los siguientes 12 mensajes para una alimentación saludable:

  1. Elige y disfruta todos los días de la variedad de alimentos naturales disponibles en tu localidad.
  2. Reduce el consumo de alimentos procesados con alto contenido de sal, grasa y azúcar para proteger tu salud. Lee las etiquetas.
  3. Protege tu salud evitando el consumo de alimentos ultra-procesados como embutidos, galletas rellenas y bocaditos dulces o salados envasados. Evita las gaseosas.
  4. Pon color y salud en tu vida, consume frutas y verduras diariamente.
  5. Fortalece tu cuerpo y mente, comiendo diariamente un alimento de origen animal, como huevos, carnes, vísceras, sangrecita, pescado y lácteos.
  6. Que no te falten las menestras, son sabrosas, muy saludables y se pueden preparar en muchas formas.
  7. Cuida tu salud, evita el sobrepeso disminuyendo el consumo de azúcares en tus comidas y bebidas.
  8. Cuida tu peso consumiendo con moderación el arroz, el pan y los fideos.
  9. Evita la presión alta disminuyendo el uso de sal en tus comidas.
  10. Mantente saludable tomando de 6 a 8 vasos de agua al día. Asegúrate que el color de tu orina sea claro.
  11. Mantén tu cuerpo y mente activos y alertas, realiza al menos 30 minutos de actividad física al día.
  12. Prefiere preparaciones caseras y disfrútalas en compañía.

Corolario

Desde tiempos inmemoriales sabemos que somos lo que comemos y que muchas enfermedades están relacionadas a los alimentos que consumimos, o no consumimos.

La vida moderna, con todas sus idas y vueltas ha hecho que la alimentación sea una obligación mas del día. “Tengo que comer” dice mucha gente, expresando con esa frase que debe consumir algún tipo de alimentos para salir del paso. En un país como el Perú, con tanta tradición culinaria, esa frase debería ser desterrada y cambiada diariamente por “vamos a comer rico y en buena compañía”.

Estas guías deberían ser enseñadas en cada escuela primaria del Perú y estar pegadas en cada refrigerador de cada hogar peruano bajo el lema que acuñó APEGA “come rico, come sano, come peruano”.