La crisis venezolana nos da un vívido ejemplo de la debacle de un sistema de salud pública. Con seguridad, las escuelas de salud pública tendrán -durante los próximos años- un material muy rico para la enseñanza de sus alumnos. El tema de la asignatura será: cómo desmantelar un sistema de salud pública en menos de 10 años.

En primer lugar, es importante recordar que la salud tiene dos ámbitos aparentemente independientes, pero inexorablemente entrelazados: la salud individual y la salud comunitaria o salud pública.

VENEZUELA HUERTA

La salud individual se hace diariamente en consultorios médicos y salas de operaciones públicas o privadas. Es la que trata de resolver el problema del individuo que se presenta con un problema de salud personal (cáncer, diabetes, o cualquier otro padecimiento) a un consultorio médico.

Por su parte, la salud pública está determinada por un sistema invisible y bien financiado que evalúa e investiga la frecuencia y distribución de enfermedades en la comunidad, desarrolla políticas de salud basadas en esas investigaciones, diseña programas educativos comunitarios que alertan sobre los factores de riesgo que predisponen a las enfermedades, gestiona los servicios de salud para brindar acceso fácil y al momento a quienes los necesiten y que además, garantiza la presencia de personal de salud capacitado para resolver los problemas de salud del ciudadano. Es la edificación sobre la que reposa un sistema de salud.

Esos dos sistemas de salud están íntimamente relacionados porque la salud individual depende de tener aire y comida limpios; agua potable y sistemas de alcantarillado; seguridad en vecindarios, lugares de trabajo y carreteras; educación de calidad; redes sociales comunitarias; oportunidades económicas y recursos disponibles en hogares, barrios y comunidades; todas ellas parte de un sistema de salud pública funcional.

Cuando el sistema de salud pública de una nación es organizado y eficiente, hay mayor probabilidad de que la salud individual de sus habitantes sea mejor manejada. Eso porque cuando un sistema de salud pública funciona, hay mayor probabilidad de que los niños estén al día con sus vacunas, que los brotes de enfermedades infecciosas se detecten temprano, que los factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades infecciosas y crónicas estén controlados, que las calles estén limpias y libres de basura, que las carreteras sean seguras, que postas médicas y hospitales tengan medicinas, equipos y personal eficiente y preparado. En otras palabras, un sistema de salud pública efectivo y funcionante es el cimiento invisible sobre el cual reposa la salud del individuo.

Venezuela tenía uno de los sistemas de salud pública mas efectivos del continente americano. Empezó a decaer con Hugo Chávez y ha colapsado completamente con Nicolás Maduro.

Hambre y pobreza

La Encuesta de Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) del 2018, muestra que la pobreza aumentó de 48% en 2014 a 87% en el 2017. La misma encuesta, del año 2017, reveló que el 89% de los hogares venezolanos no tenía suficiente dinero para comprar comida, lo que hizo que 63% de adultos se salten una comida, que 80% de las personas coma menos y que el 61% se vaya a dormir con hambre. Como consecuencia de esa hambruna, el 64% de los venezolanos bajó 11.4 kilos de peso el año 2017.

Salud infantil

En su Monitoreo de la Situación Nutricional en Niños Menores de 5 Años Abril-Julio 2018, Caritas reportó que 65% de niños venezolanos tenían ya algún grado de desnutrición. Así, 13.5% tenían desnutrición moderada y severa (desnutrición aguda), 17.8% tenían desnutrición leve y 34% estaban en riesgo de desnutrición (habían comenzado a deteriorarse). Por su parte, la mortalidad infantil (número de bebes que mueren antes del año de edad) aumentó 40% entre 2008 y 2016.

Enfermedades infecciosas

La Organización Panamericana de la Salud declaró libre de sarampión a las Américas en 2016, pero desde junio del 2017 -por falta de vacunas- se confirmaron 6,500 casos y 76 muertes por sarampión en Venezuela. La contagiosa infección ha sido llevada a países vecinos por los mas de 3 millones de venezolanos que se han visto obligados a salir de su país. Brasil ha tenido 10,000 casos y 12 muertes, habiéndose presentado casos de sarampión en todos los países que recibieron inmigrantes venezolanos, incluido el Perú. Del mismo modo, la malaria, que Venezuela ya había erradicado en 1961, reapareció con furia por la falta de control de los mosquitos, el 2018 cerró con mas de medio millón de casos. Del mismo modo, se ha advertido que otras enfermedades infecciosas (Chagas, zika, chikungunya, dengue, etc.) se extenderán sin control.

Enfermedades crónicas

Mas de 2000 enfermos de cáncer han muerto por falta de medicamentos de quimioterapia y máquinas de radioterapia y 400,000 enfermos con diabetes, presión alta y otras enfermedades crónicas no tienen medicinas. Al no haber medicamentos retrovirales para controlar la infección por el VIH, cientos de desesperados venezolanos seropositivos han tenido que emigrar a países vecinos en busca de sus medicinas. En los primeros meses del 2018, Perú absorbió a su programa de antiretrovirales a 720 venezolanos.

Éxodo de médicos

El enorme éxodo ha hecho que el personal de salud abandone el país, agravando la crisis de salud pública. De los 5,000 candidatos a la licenciatura médica en Chile en diciembre del 2018, 2,300 eran médicos venezolanos.

Corolario

A Venezuela le costó décadas construir uno de los sistema de salud pública mas eficientes de América Latina, pero un mesiánico y tiránico líder, evidentemente afectado de hubris, ha necesitado menos de 10 años para desmantelarlo por completo. Lo doloroso, es que el reconstruirlo, tomará muchísimo tiempo.