Hace unos días me encontré con un amigo, propietario de una distribuidora de bebidas muy frecuentada y con una surtida cartera de clientes. No pude reprimir mis preguntas sobre cómo iban las ventas ya que estamos en plena campaña navideña. Muy contento, respondió que las ventas se habían elevado considerablemente y que las proyecciones para fines de diciembre resultaban muy atractivas. Cuando hice la pregunta “¿también el pisco?”, su respuesta me dejó helada. La venta de pisco está baja, con una comparación de casi 9 botellas de otros destilados por una botella de pisco.

(Foto: Consuelo Vargas / Archivo El Comercio) Seguir leyendo...