La gastronomía es uno de las riquezas nacionales que más une y llena de orgullo a los peruanos. Hoy más que nunca podríamos decir que la mesa está completa con la presencia de vinos, piscos y cocteles de marca nacional aunque se deba seguir trabajando para lograr la excelencia.

Los diccionarios no incluyen las bebidas en el concepto “gastronomía”. Por ejemplo, el Diccionario de la Real Academia Española la define como:
1. arte de preparar una buena comida.
2. afición a comer regaladamente.

Me pregunto ¿se puede comer regaladamente sin la buena bebida? ¿Alguien come sin beber nada? ¿No debería estar en ese concepto, de manera integrada? Las bebidas son parte de la experiencia gastronómica, del comer y beber bien.

(Foto: Consuelo Vargas / Archivo El Comercio)

Este es un tema de discusión con amigos y expertos. Todavía no llegamos a un consenso, pero a estas alturas de la evolución y revolución gastronómica que se está viviendo y disfrutando, el concepto debería ser revisado y ampliado.

Otra pregunta que planteo a modo de reflexión es la siguiente: Cuando se habla de gastronomía francesa, ¿se excluyen los vinos, el champán, cognac y otros manjares líquidos? Creo que no.

Si aplicamos la misma lógica hedonista a la gastronomía nacional y el lugar del pisco en la aventura culinaria, el deleite empezaría con los aperitivos. Un buen chilcano, capitán, pisco sour o pisco en las rocas (las opciones en coctelería son infinitas) es fantástico para abrir el apetito.

El pisco puede ser un ingrediente estupendo para algunos platos como unos camarones flambeados por ejemplo.

(Foto: Consuelo Vargas / Archivo El Comercio)

¿Le provoca experimentar maridaje? El pisco es el compañero ideal para los postres. Haga la prueba con un suspiro de limeña o de lúcuma con pisco quebranta. O ahora que estamos en la temporada del delicioso turrón de Doña Pepa, un pisco mollar mosto verde o negra criolla será inolvidable y podría seguir con más sugerencias.

Terminado el almuerzo o cena, el pisco -en una buena copa- como bajativo es estupendo para ayudar en la digestión y acompañar la sobremesa. ¿Le provoca un cafecito y aún tiene deseos de seguir tomando pisco? Salga de la rutina y añádale un chorrito del pisco de su preferencia.

Sí. Estoy segura. No puedo imaginar la gastronomía peruana sin la presencia del pisco, ¿ustedes?