Es evidente que la promoción del pisco es vital para que la bebida bandera se incorpore, sea parte de la cultura gastronómica del Perú y se consolide como bebida emblemática en todo el país.

Construir la cultura pisquera es una tarea permanente y de largo aliento. Involucra el compromiso y acción constante de las entidades del Estado (Ministerios de la Producción y de Comercio Exterior y Turismo, así como PromPerú), los productores (todas las bodegas), los comunicadores y los consumidores.

(Foto: Karen Zárate / Archivo El Comercio)

Una excelente iniciativa que ha dado muy buenos resultados son la Semana del Chilcano y el Día del Pisco Sour. La siguiente fecha pisquera es el Día del Pisco en julio. Pero luego de estas fechas y celebraciones ¿cómo haríamos? O mejor dicho ¿cómo seguiríamos?

En conversaciones con los amigos pisqueros, se sugirió programar “un calendario”. Es decir, un día asignado para cada coctel: “el día del capitán”, “el día del pisco punch”, “de la algarrobina”, etc., etc.

Suena interesante y atractivo, ¿pero será esa la única solución? Espero con ansias sus comentarios.