Nadie duda que los cocteles pisqueros ganan más adeptos día a día. Son la forma más amigable de presentar el destilado nacional a los paladares femeninos y, por supuesto, a los jóvenes.

Actualmente, en el mercado existen dos marcas nacionales de cocteles pisqueros preparados listos para servir. Esta idea responde a la tendencia mundial de cocteles dirigidos principalmente a los consumidores más jóvenes, discotecas y bares.

Por eso no debe llamar la atención que sean justamente jóvenes quienes se han atrevido a elaborar esta práctica propuesta: solo se necesita abrir el refrigerador, destapar la botella y disfrutar. Seguramente la idea puede sonar, o mejor dicho “saber”, descabellada o aterradora a los bartender y a quienes prefieren beber cocteles elaborados tradicionalmente, pero no perdamos de vista que el mundo de las bebidas también debe responder a todas las tendencias, estilos y gustos. Lo indispensable es que se respete la calidad del producto principal; en este caso, el pisco y los otros ingredientes complementarios.

Piscano se basa en la receta del chilcano. Viene en botellas de 355 ml. Su etiqueta es un tanto conservadora y quizás quiere apelar a lo clásico del coctel. Se elabora con pisco quebranta de vides chinchanas de la bodega Tabernero. Se presenta en tres estilos: chilcano clásico, maracuyá y durazno. Su grado alcohólico es de 5%.

La otra propuesta es Zuva. Con un packaging moderno, en botella de 255 ml. y grado alcohólico de 5%. Son cocteles gasificados, a base de pisco quebranta de la bodega Huamani ubicada en Pisco. Viene en tres sabores: limón, manzana y durazno.

Se venden en supermercados, grifos y tiendas especializadas. ¿Los han probado? ¿Qué les pareció?