Otro de los efectos positivos de Mistura, fueron las notas publicadas por los periodistas y críticos gastronómicos que llegaron a la feria desde el extranjero. La mayoría se fue con una grata impresión, seducidos por la comida y también por la coctelería. Una importante periodista sudamericana presentó una selección de las mejores barras pisqueras.

La periodista argentina Raquel Rosenberg, autora del libro “Sabores que matan” y encargada del suplemento gastronómico Ollas & Sartenes del diario Clarín fue una de la importantes visitantes que tuvo Mistura. Ella, además, es coordinadora para América Latina (exceptuando Brasil) de la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo de la revista San Pellegrino.

Su inquietud por conocer más del pisco, la hizo visitar varios bares entre clásicos, tradicionales y modernos, los cuales han sido mencionados en: Peru | The World’s 50 Best Restaurants. Estos son:

• Cordano (Carabaya y Áncash), un bar abierto en 1905 que ha sido declarado monumento histórico.
• Piscobar Bar (entre la Calle Cantuarias y Pasaje Tello, Miraflores) Muy buen lugar para los chilcanos con la barra más grande para aventurarse en pisco puro
• Hotel Maury (Ucayali y Carabaya), donde las claras de huevo se añadieron por primera vez al pisco sour.
• Gran Hotel Bolívar (Jirón de la Unión 958), conocida como la “Catedral del Pisco Sour”. Se dice que Orson Welles, Clark Gable y John Wayne se enamoraron del pisco aquí.
• Ayahuasca Bar (Prolongación San Martín 130, Barranco). Es considerado uno de los mejores bares del mundo.
• Taberna Queirolo (San Martín 1090, Pueblo Libre), especializada en chilcanos.

Me llamó la atención la ausencia de algunos bares que en mi opinión deberían estar asi es que le pregunté cuál fue su criterio de selección y esta fue su sincera respuesta:

“La idea fue hacer un recorrido histórico, probando no solo pisco sour, también chilcano. Pero tuve que acortar mucho el texto, porque en castellano somos más floridos al hablar (y al comer y beber!). Quedaron algunos, se había sugerido sacar el Maury, pero la idea era darle el valor histórico. La historia de muchas barras habla más que de las bebidas que ofrecen en la actualidad. En Buenos Aires tienes tal vez el lugar que solía ir a beber un personaje determinado, que puede ser hoy un bar que aquí llamamos de “mala muerte”, sin embargo; siempre digo… si esa barra hablara. Seguramente hay muchísimos bares excelentes que quedaron fuera, al igual que restaurantes. La idea del artículo no es un recorrido cerrado, mi idea es que sea apenas el primer sorbo, el primer bocado de muchos otros que ofrece Perú.”

¿Y usted cuál bar o barra pisquera recomendaría?