Los competidores del rally Dakar 2012 ingresaron al territorio peruano por Tacna, ciudad heroica y región pisquera. Continuaron por Moquegua, Arequipa, Ica y Lima atravesando las cinco regiones oficiales productoras de nuestro país.


Las coordinaciones para preparar las botellas recordatorias de pisco con una etiqueta oficial del rally Dakar 2012 se iniciaron varios meses atrás.

Carlos Arturo Mejía, propietario de La Blanco, una de las bodegas iqueñas más ancestrales, fue contactado por los organizadores, quienes de acuerdo a los criterios ya establecidos, eligieron el destilado nacional que estaría en las botellas de 375ml que se obsequiaron a cada participante.

El etiquetado se realizó siguiendo las normas de ley. El diseño de la etiqueta frontis fue establecido por los organizadores y lleva el sello del evento. La etiqueta posterior reseña la historia y el origen de la palabra pisco en tres idiomas: español, francés e inglés.

El pisco La Blanco fue elaborado con la uva quebranta, reina de las uvas pisqueras, cultivadas en los valles de San Juan en el caserío Quilloay, en la zona norte de Ica. La cosecha corresponde al año 2011.

Carlos nos cuenta que en el valle de Villacurí, a la altura del km. 232 en la Panamericana sur en Ica, se encuentra el pueblo Pozo Santo. Ese fue el lugar escogido para instalar la carpa que albergaba una gran barra pisquera que refrescó a los participantes luego de culminada la jornada. Los piscos de las bodegas Tabernero, Santiago Queirolo, Biondi, 4 Gallos, fueron la base para la elaboración de refrescantes pisco sours y otros cócteles a base de frutas que dejaron maravillados a los visitantes.

Algunos solicitaron probar el pisco puro y preguntaban acerca de su proceso de elaboración. Carlos comenta que se vivieron momentos muy emocionantes cuando participantes rusos, españoles, franceses, italianos, argentinos, degustaban los diversos piscos. Los europeos comentaron que se parecía a la grappa, a lo que inmediatamente se daba la información precisando las diferencias que existen entre ambos destilados. La diferencia del pisco es notoria en cuanto a su riqueza de aromas y sabores. Los piqueos que acompañaron los cócteles fueron aceitunas negras, verdes y brochetas de frutas frescas.

La geografía nacional dejó muy satisfechos a los participantes. Así lo dijo Etienne Lavigne, director del rally: “en el Perú hemos vuelto al Dakar”.

Es que las imágenes de las dunas, el desierto y la compañía del mar son como fotografías que no se olvidarán. Y el pisco, nuestro pisco, estuvo allí como gran anfitrión.