Si pensábamos que las celebraciones habían culminado luego del Año Nuevo, es que quizás habíamos olvidado otra fiesta ligada a la navidad: el 6 de enero, llegada de los reyes magos que según la historia católica, llevaron regalos al niño Jesús recién nacido. La fecha es muy festejada en países como España y México, y también en el Perú.


Recuerdo que de niña, esta fiesta se celebraba en casa, con una cena en la cual los invitados “bajaban” o mejor dicho retiraban los animalitos, pastores y demás adornos del nacimiento. Sé que en muchas ciudades de provincia aún se mantiene esta linda costumbre.

Este año nos reuniremos con unos amigos. Uno de ellos preparará una rosca de reyes, también llamada roscón o rosco para compartir entre todos. Se trata de un pan dulce, con frutas confitadas que alberga sorpresitas para los comensales. Una de las sorpresas es un haba, quien la encuentre o a quien le toque por sorpresa, deberá organizar la siguiente festividad.

Lo usual es acompañar este dulce con chocolate caliente pero considerando que estamos en pleno verano, el calor provoca bebidas frescas. He pensado que una mejor compañía que además hará un rico maridaje con la rosca de reyes será un buen coctel de algarrobina.

Les dejo una receta de este ponche que es uno de mis favoritos luego de un almuerzo o cena, muchas veces reemplaza el postre.

Pueden conseguir las roscas de reyes en las panaderías locales, en Tanta venden una trenza deliciosa, San Antonio y El Buen Gusto.

Receta coctel de algarrobina
1 taza y media de leche evaporada
1 taza de pisco. De preferencia utilizar piscos quebranta, mollar o negra criolla.
½ taza de miel de algarrobina o huaranguina
2 huevos
Azúcar al gusto
6 u 8 hielos

Para decorar: una rama de canela, canela en polvo y chocolate rallado.
Colocar todos los ingredientes en la licuadora y mezclar. Servir inmediatamente en una ponchera, decorar con la canela y el chocolate.