Giovanna Maggiolo ama el chocolate y siempre esta creando nuevos productos. Un día pensó que su chocolatería –Xocolatl- debía tener su propio licor. Así decidió unir dos grandes productos peruanos: la pasta pura de cacao de la zona de Tarapoto y un pisco que eligió luego de conversar con varios amigos conocedores.

El pisco elegido fue de la cepa quebranta por sus aromas cálidos (a frutos secos) y ligeros de una de las bodegas clásicas y tradicionales de los bellos valles iqueños: Cholo Matías. Giovanna nos dice que luego de probar varios piscos con chocolate descubrió que esta peruanísima cepa – la quebranta- era la que mejor combinaba con el cacao.

Así nació un exquisito licor de pisco y chocolate, cremoso, untuoso y en el punto justo de dulzor. El cacao de Tarapoto es muy complejo, tiene sabores frutales y un amargor intenso. Es un cacao que se exporta hace muchísimos años y es característico del Perú. Giovanna nos cuenta que lo usa para preparar chocolate caliente y dado a los aromas del mismo no necesita agregarle ralladura de naranja ni otras especias.

Nos sugieres servirlo en una copa chiquita, con o sin hielo, según el gusto personal. Puede acompañar unos crepes con helado y puede reemplazar un postre. También puede acompañar un café. ¿Ya les provocó?

Otra expresión del matrimonio entre el pisco y chocolate lo encontrarán en los bombones: el de algarrobina con pisco y el de cerezas con pisco. Ambos hechos a base de una crema de chocolate con las frutas mencionadas.

Una exquisita forma de celebrar el día del amor y la amistad, con uno de esos matrimonios que sí son para toda la vida: pisco y chocolate.

Envía tus comentarios o escribe al Twitter @solmarroquin