Brasil es un país que vibra y transmite eso a todo aquel que llegue a cualquiera de sus ciudades. Tienen una innata alegría que transmite a través de su rica cultura, música, comida y estilo de vida, que a veces nos resulta lejana, principalmente por un de idioma.

(Soledad Marroquín)

Participé hace poco en la 6ta. Edición del Congreso Paladar, Cocina de Brasil en Sao Paulo y me sorprendí con la interesante organización y estructura del mismo. No se trata de un congreso ni masivo ni multitudinario, más bien lo definiría como “concentrado”, en donde todos los actores de la gastronomía – cocineros, estudiantes de cocina, bartenderes, sommelieres, catadores, investigadores y periodistas, se dieron cita para tratar una rica agenda durante tres días.

Se desarrollaron exposiciones a cargo de destacados chefs, encabezados por Alex Atala quien además participó hace 6 años de la creación de este espacio, y catas comparativas de vino brasilero con otros de Francia, Argentina, Chile a cargo de un periodista especializado.

Otro taller que atrajo a muchos fue el de cachaca a cargo de Mauricio Maia, un chef especializado en esta bebida emblemática del Brasil. Mauricio explicó los avances en cuanto a la denominación de origen de la cachaca así como la influencia del terruño o terroir. El taller culminó con una cata comparativa de distintas cachacas de varias regiones del país.

En nuestro mercado se pueden conseguir algunas cachacas y es usual ver en las cartas de los bares la famosa caipirinha, un coctel fresco, rico y nada complicado de preparar.

Para sentir un poco los sabores del Brasil, les dejo esta receta que espero preparen, compartan con los amigos y acompañen con música de Caetano Veloso, uno de mis cantantes favoritos.

Receta de caipirinha o caipiriña

1 onza y media de cachaca
1 limón pequeño cortado en 4 partes
2 cucharadas de azúcar

En un vaso colocar el limón cortado, azúcar y machar para extraer el jugo y los sabores del limón. Luego incorporar hielo, la cachaca y complementar con agua gasificada o gaseosa blanca si les gusta más dulce. Pueden también utilizar maracuyá para variar de sabor.