Hay una pregunta que muchos han de hacer; ¿cómo se eligen las mejores etiquetas? ¿Cómo se llega a elegir al poseedor de la medalla de oro, plata o gran medalla? Aquí te lo cuento


Los Jueces de vino. (Soledad Marroquín)
Debo decir que este año el concurso de vinos y piscos estuvo mejor organizado que en años anteriores. La responsabilidad de la organización estuvo a cargo de Renato Piaggo y Jaime Pumayauli, quienes reforzaron el equipo con Pedro Cuenca, Wilson Domínguez y el sommelier italiano Marco Carollo, profesionales miembros del staff de Wong Cencosud.

Los expertos decidieron aplicar algunos cambios sustanciales: ambiente con mejor iluminación y temperatura de 20 grados, panes de sabor neutral, agua a temperatura adecuada y un equipo de servicio pendiente del menor detalle, lo cual permitió que la labor fluya de manera fácil y sin presiones.

El servicio estuvo a cargo de los alumnos de sumillería de las diferentes escuelas que imparten la carrera. Incluso asistieron dos jóvenes que viajaron desde Arequipa y se sumaron a la cuadrilla que con precisión, seriedad y concentración servían los vinos, cuyas botellas estaban cubiertas por una bolsa que impedía que los catadores vean la etiqueta.

De manera paralela, el personal informático ingresaba en el sistema los puntajes otorgados por cada juez y registrados en una ficha de cata, una para cada vino o pisco evaluado. Los resultados serán anunciados luego de la inauguración de la feria, este viernes en la noche. El certamen se realizó en los salones del Hotel Casa Andina (la sede de la Av. La Paz en Miraflores) que viene acumulando una gran experiencia en este tipo de certámenes.


Los jueces de pisco. (Soledad Marroquín)

Se formaron dos paneles de jueces o catadores. Para evaluar los piscos participaron 14 especialistas de conocida trayectoria, quienes evaluaron las muestras en copas Afnor. En el caso del vino, el panel contó con una mayor cantidad de jueces (60) entre gerentes comerciales y enólogos extranjeros, quienes visitan Lima para participar en la feria, así como sommeliers y profesores especializados nacionales, quienes calificaron las muestras en copas Riedel.


(Wong)

Felicitaciones al equipo organizador del concurso. El desarrollo del evento es una demostración de que podemos ir profesionalizando cada vez más este tipo de actividades. Para las próximas ediciones tienen el objetivo de conseguir la presencia de observadores de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, el organismo más importante a nivel mundial. Salud y así sea.